Rescate en Chile: Y Dios lo concedió.

Oct 14, 2010 by

Por: Jose “Phepe” Giraldo Abarca.

 

Eran las 23.55 hora de Chile cuando la cápsula de rescate Fénix 2 inició su largo recorrido de 17 minutos con rumbo a la superficie trayendo consigo a Florencio Avalos, el primer minero rescatado, quien estuvo durante  69 días atrapado junto a otros 32 mineros a  622 metros de profundidad en la mina de San José, Copiapó, Chile. Esta Odisea empezó un 5 de Agosto  y en el día 33 (13/10/10)  de produjo  el milagro. “Bienvenido, nuevamente” fueron las primeras palabras con las que el presidente Sebastián Piñera recibio al primer rescatado de una larga jornada, quien fue seleccionado escrupulosamente por sus capacidades físicas, técnicas y psicológicas. “Orgulloso de ser chileno” fue su respuesta. A partir de ese entonces, una ola de entusiasmo se apoderó  de todos los residentes del “Campamento Esperanza” que se convirtió en el centro de atención de todo el planeta, conectando a la mina San José a través de 230 medios de comunicación, de los cuales, 180 eran extranjeros con una cobertura que alcanzó a los mil millones de personas en el mundo. Así, en un impecable y asombroso trabajo de ingeniería desarrollado por técnicos, profesionales y autoridades, quienes cumplieron a cabalidad con el compromiso de traerlos sanos y salvos, fueron desfilando: Mario Sepúlveda, Juan Illanes, Carlos Mamani, Jimmi Sánchez, Osman Araya, José Ojeda, Claudio Yánez, Mauro Gómez, Alex Vega, José Galeguillos, Edison Peña, Carlos Barrios, Víctor Zamora, Víctor Segovia, Daniel Herrera, Omar Reygada, Esteban Rojas, Pablo Rojas, Darío Segovia, Yonny Barrios, Samuel Avalos, Carlos Bugueño, José Henríquez, Renan Avalos, Claudio Acuña, Franklin Lobos, Richard Villarroel, Juan Aguilar, Raúl Bustos, Pedro Cortez, Ariel Ticona y José Urzúa quien fue el último de los mineros en salir a flote. Luego le seguirian los otros seis rescatistas. En medio del júbilo y algarabía que embriagaba al “Campamento Esperanza”, se escucharon aplausos, gritos,chiflas y el entonar del himno de Chile celebrando este histórico acontecimiento convertido en milagro. Urzúa, un hombre robusto y sereno, cubierto con una barba entrecana y con lentes, abrazó al presidente Piñera, al ministro Golborne y al personal de rescatistas. Luego se acercó nuevamente al presidente Piñera y en tono solemne le dijo: Le entrego el turno. Espero que esto nunca más vuelva a pasar. Gracias a usted señor presidente, gracias a todos, me siento orgulloso de ser chileno. El presidente asintió, afirmándole que evitara que vuelvan a presentarse accidentes de esta naturaleza. Recibo su turno y lo felicito, dijo el mandatario. Usted se comportó como todo un capitán que no abandona el barco a su cargo. Me siento orgulloso de usted y delante suyo le pido a todos que, con el casco en el corazón, cantemos el himno de Chile, y pronunció una frase típica de los chilenos: “Viva Chile, mierda”. Esto no va quedar impune, los que tengan responsabilidad tendrán que asumir sus responsabilidades. Asi concluyó esta proeza protagonizada por el pueblo chileno. ” Fuerza Chile”.  Dios se los concedió.

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment