La verdadera cara del Tea party 2009.

Oct 29, 2010 by

Por; Jose “Phepe” Giraldo Abarca.

El que suscribe al igual que muchos alrededor del planeta, hemos accedido al Blog “La Comunidad” que nos provee el periódico El País de España, haciendo nuevas amistades con quienes compartimos artículos de opinión de la más diversa índole. Un gesto que por cierto y aprovecho la oportunidad para agradecerlo a El Pais.com.es. El caso es que una de esas amistades me remitió el articulo “Las caras del Tea Party” de fecha 24/10/10 publicado en El País rubricado por mi compatriota Mario Vargas Llosa, para que lo leyera y comentara, ya que en reiteradas oportunidades he manifestado mi preocupación por el mensaje elitista, neo/nazista de la agrupación Tea party 2009, y porque además vivo en los EE.UU. Al respecto MVLL dice: “Ahora, debido al trastorno que han creado en su seno el activismo y los éxitos locales del Tea Party en imponer sus candidatos, es seguro que verá reducido su triunfo, por la división del voto republicano y el abstencionismo o fuga al adversario de muchos republicanos a quienes atemoriza la idea que un movimiento tan conservador y radical -y de líderes tan poco sólidos intelectualmente como Sarah Palin o Glenn Beck, la estrella mediática de Fox- vaya a fijar la línea del partido. De modo que el Tea Party tal vez amortigüe algo, o acaso bastante, el voto”. He optado por transcribir íntegramente los párrafos  más interesantes de su artículo, para evitar suspicacias que induzcan a tergiversar la opinión de MVLL. Sobre este acápite, debo decir que coincido con MVLL porque su percepción acerca de la influencia del tea party es correcta, sea por el lenguaje utilizado, la carencia de propuestas verosímiles, el enconado odio racial, el exorbitante dispendio de recursos económicos y a la también reacción, aunque nunca tardía, del ala moderada del partido republicano que ve con enojo y malestar no disimulado la intromisión del tea party 2009 al interior del liderazgo.

Luego, MVLL continua diciendo: “Mi impresión es que en estas elecciones obtendrá menos victorias de las que se teme y que, probablemente, por su falta de cohesión interna, a todas las rémoras que ha parasitado y a su enclenque espinazo y liderazgo, se irá deshilachando y acaso desaparecerá. Sin embargo, algo importante quedara de él, y será absorbido por los grandes partidos y el quehacer político en esta sociedad, una de las más permeables y capaces de recrearse que conozco”. En este otro acápite coincido parcialmente. Este atípico movimiento sociopolítico surgió, según mi entender, como consecuencia de la reforma de salud y de la reforma del sistema bancario/financiero impulsados por Barack Obama y a los errores de su administración quienes en su afán de obtener consenso legislativo a sus reformas, otorgó demasiadas concesiones, extendió plazos y se enfrascó en discusiones ante el desconcierto de la población, para finalmente aprobar ambas reformas, maltrechas y parchadas ante el descontento de una población altamente desinformada. La respuesta de los directamente afectados no se hizo esperar, fue inmediata, Rupert Murdoch magnate mediático (propietario de la cadena Fox y del Wall Street Journal, ambos de tendencia ultraderecha), Dick Armey, Jefe de uno de los mayores lobbies empresariales, los hermanos David y Charles Koch (Big Brothers) dos de los personajes más ricos de los EE.UU, Robert Rowling y Trevort Rees-Jones de Dallas, Bob Perry de Houston, y otros ultraconservadores multimillonarios, se unieron a otros radicales también afectados por las reformas, y así, se reinventaron el Tea Party 2009, y atraves de ellos, ante un inexplicable vacio de información y la falta de capacidad de reacción oficial, se lanzaron a los medios y reclutaron gente de escaso nivel político dispuestos a injuriar, mentir, enlodar, salvo honrosas excepciones, con el propósito de recuperar el Congreso al costo que sea, para revertir las propuestas impulsadas por Obama y retomar sus privilegios. Hasta hoy, viernes 29/10, el objetivo se viene cumpliendo, ensuciar este proceso electoral (midterms), paralizar la agenda presidencial y proseguir con el NO, hasta las próximas elecciones presidenciales, no importando lo que suceda con el pueblo estadounidense, incluida la ingobernabilidad y a ver qué sucede, quien dobla la mano primero.

Líneas después, MVLL prosigue con su particular análisis del tea party, diciendo: Porque, por debajo de su semblante ultraconservador, reaccionario, populista y demagógico, y de los disparates que pueden proclamar algunos de sus dirigentes, como quienes aseguran que el presidente Obama es un musulmán emboscado que quiere el socialismo para Estados Unidos o los exabruptos de la señora Christine O’Donnell, candidata por Delaware, antigua practicante de la brujería que ha acusado a los homosexuales de haber creado el sida, hay en la entraña de este movimiento algo sano, realista, democrático y profundamente libertario. El temor al crecimiento desenfrenado del Estado y de la burocracia, cuyos tentáculos se infiltran cada vez más en la vida privada de los ciudadanos, recortando y asfixiando su libertad y sus iniciativas; la apropiación por parte del sector público de funciones o servicios que la sociedad civil podría asumir con más eficacia y menos derroche de recursos; la creación de sistemas llamativos de asistencia social que sólo podrán financiarse con subidas sistemáticas de impuestos, lo que se traducirá en caídas de los niveles de vida de las clases medias y populares. Son estos comentarios, donde se produce mi punto de quiebre con MVLL. El afirmar que en la entraña del tea party, hay algo sano, realista, democrático y profundamente libertario????, es simple y llanamente, por decir los menos, incomprensible. Este tea party 2009, patrocinado por magnates empresariales afectados por las reformas de Obama, es galáxicamente distante del acaecido en Boston de 1773, cuando colonos encabezados por Samuel Adams, un precursor de la Independencia, se amotinaron y lanzaron al mar toneladas de Té en un acto de protesta contra Gran Bretaña y contra los impuestos.

El tea party 2009, durante toda esta campaña no ha podido vertebrar ni una solida propuesta que sea solución a los problemas que ellos mismos denuncian, y la razón las ofrece MVLL: “la carencia de líderes en el tea party, tan poco sólidos intelectualmente como Sarah Palin o Glen Beck” nos eximen de mayores comentarios. Que pueden tener de libertarios y democráticos, si son pro-SB-1070, si son intolerantes adalides de la raza aria sometida a sus hacedores intelectuales quienes son los que le proveen los libretos y los ingentes recursos económicos; los magnates ultraconservadores. A propósito, es oportuno recordar que Sarah Palin, la misma mencionada por MVLL, fue candidata a la vicepresidencia por el partido republicano  en las elecciones 2008. En cuanto al temor, me parece que MVLL fue benigno en el empleo del término, la expresión correcta es, terror, pánico, horror. Y no es que el crecimiento desenfrenado del Estado y de la burocracia se extienda como tentáculos para absorber actividades que debiera realizar el sector privado. En este país, la intervención del estado se asocia al comunismo, pese a la dependencia y a los negocios que tienen con la China comunista, pero para el caso que nos ocupa, ante el quiebre del emblemático Lehman Brothers tras 158 años de actividades y el derrumbe del sistema económico/financiero debido a la burbuja “subprime” gestada durante la administración Bush, era incuestionable, que el Estado tenía que salir en auxilio de los EE.UU. Y es aquí, dónde MVLL pasa por alto este “pequeñísimo detalle”, al obviarlo en su artículo y no hacerle ninguna mención, porque esa BURBUJA, mi apreciado MVLL, fue provocada por el sector privado y sus finanzas de casino en terrenos de Wall Street, lo que obligó a la intervención del Estado, caso contrario, el holocausto sistemico. Lo demás es consecuencia de la serie de toma de decisiones que debió asumir el ejecutivo en representación del estado, ante los horrores cometidos por el sector privado. Alguien que conozca de la trayectoria y los comportamientos de Ben Shalon Bernanke, Presidente de la Reserva Federal,  Timothy Franz Geithner, Secretario del Tesoro (ambos judíos), Lawrence Henry Summers, Director del Concejo Nacional de Asuntos Económicos de la Casa Blanca, Christopher John  Dood, Senador por Connecticut e impulsor de la reforma bancario/financiera, todos ellos, por citar algunos, jamás podrían ser tildados de estatistas, intervencionistas, socialistas O comunistas. Ellos, mi estimado MVLL, son los ministros, jefe de la FED y principales asesores en materia económica del Presidente Constitucional de los EE. UU, el Señor Barack Obama.  Hoy también, les recuerdo un pensamiento de mi compatriota MVLL apropósito de su merecido Premio Nobel de Literatura y proclamarse orgullosamente peruano: “La entraña de mi vocación no es otra que la Literatura, y de ella sale todo lo que soy y todo lo que tengo. Es lo mejor que me ha pasado”.

e/mail: jfgiraldo@pacc-stamfordct.org

 

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment