Alberto y Ruhama: Cuando el meollo del asunto, es otro.

Jan 5, 2011 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca.

Acostumbrado a la lectura, un día reparé en dos líneas de un largo comentario escrito por Winston Churchill a propósito de la Inglaterra de ese entonces, y las marqué con resaltador para nunca olvidarlas y siempre tenerlas presente: “Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema”. A partir de ese momento me propuse ser tolerante y si pudiera, ser en extremo tolerante. Nada fácil y muchas veces tentado, pero le sigo haciendo la pelea. Luego de 18 meses de un sonado escándalo mediático, hizo su reaparición en la TV a través del programa Don Francisco Presenta, el Padre Alberto Cutié.” Yo sé que yo fallé, que lo que hice no fue correcto, pero quizás esta fue la forma que me dio Dios para escoger mi camino. Para muchos, quizás no fue la forma más bonita, pero fue la que me dio Dios. Cutié, como se recuerda, se apartó de la Iglesia Católica al ser sorprendido infraganti en una playa por un paparazzi en compañía de Ruhama Canellis,una mujer que lo deslumbró, lo enamoró y con quien se casaría posteriormente siguiendo el ritual de la Iglesia Episcopal. Comentó que durante todo ese tiempo escribió su libro “Dilema: La lucha de un sacerdote por fe y amor” en el que vuelca su experiencia personal y lo que le tocó vivir previa y posterior a la decisión de abandonar la iglesia católica. “La Jerarquía Católica actúa con hipocresía al permitir secretamente relaciones homosexuales y heterosexuales, mientras que públicamente lo rechaza”. “Eso fue lo que yo viví, un dilema. No es mío solamente, lo viven muchos sacerdotes. Y dirigiéndose a Don Francisco, le dijo: Ni tú ni yo podemos juzgar, sólo Dios puede juzgar. Con todo lo que hemos visto en las noticias, ¿es un acto criminal que dos personas adultas se enamoren? Es muy triste ver los escándalos con los menores y los depravados que hay dentro de la Iglesia Católica, y no todo es esa imagen perfecta que quiere proyectar siempre la Iglesia”. Luego, en otro pasaje de la entrevista, mostró en un video a la hija de ambos, la pequeña Camila Victoria, así como a Christian el hijo mayor de Ruhama. Son muchas las veces que he afirmado que tanto la política como la religión,  unas veces nos acercan y otras tantas veces nos alejan, y este caso no es la excepción. A mediados de Junio del 2009, me pronuncié sobre el tema del Padre Alberto y emití opinión basado en una aleccionadora experiencia personal. La respuesta del lector católico era previsible y se les respeta. Para mejor precisar el alcance de lo opinado, transcribo el citado artículo el mismo que fue publicado en los dos más importantes periódicos de esta localidad.

Alberto y Ruhama: Cuando el meollo del asunto, es otro.

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca

Años atrás, paseando por una de las calles céntricas de Miami, tuve un encuentro con el famoso Padre Alberto con quien sostuve una breve conversación. Transcurrido el tiempo, mantengo una grata impresión que aun sobrevive, pese al escándalo. Vapuleado y vilipendiado en extremo ha sido calificado y sentenciado por el Tribunal de la Opinión Pública (todas las razas, todos los credos, todos los géneros, todas las banderas, con exclusión de muy pocos) sin merecimiento a un juicio previo. Exacerbado el  morbo mediático, este ha sido recompensado satisfactoriamente. Que el padre Alberto dio tela de que cortar. Que pecó en su condición de sacerdote. Que respondió como HOMBRE a los estímulos provocados por una insinuante mujer. Que si se dejó sorprender o si contó con la complicidad de un paparazzi.  Que la regó y la embarró. Nada de eso ya importa. Decidió por el cambio de camiseta y ahora es Episcopal. En el terreno de las especulaciones e interpretaciones me he formulado varias preguntas pretendiendo encontrar la respuesta que de calma, tranquilidad y sosiego a ese inmenso sector de cristianos/ católicos seguidores del Padre Alberto, ahora defraudados por Alberto Cutié, ¿Que puede haberle conducido a tomar tan drástica decisión? Tirar a la basura una impecable trayectoria trabajada arduamente a lo largo de 20 años. Poner en duda su credibilidad, honestidad y lealtad. Catalogado por propios y ajenos a su feligresía como un joven ejemplo de vida y otras virtudes. ¿Cual o quienes serian la verdadera causa que empujaron a este hombre para asumir por cuenta y riesgo tan desconcertante decisión?

Se dice que para ser sacerdote, tan importante como la VOCACION, es la CONVICCION, además de observar una inquebrantable conducta y dedicarle  concienzudos años de estudio sobre materias que para el común y corriente de la gente son llamadas “esotéricas” y su abordaje requiere de disciplina y otras cualidades. Todas las profesiones consolidadas en una sola. Siempre en el terreno de las especulaciones. El padre Alberto entregó todo su conocimiento y sapiencia convencido de que las enseñanzas recogidas son irrefutables y que deben ser aceptadas sin dudas ni murmuraciones, pero también recibió como “cura de parroquia” innumerables denuncias “confiadas en secreto de confesión”  sobre dramáticos casos de personas abusadas, vejadas, ultrajadas y violadas, de enfermos con VIH y sida, de jóvenes temerosos de declararse homosexuales y/o lesbianas por el rechazo que origina su opción sexual  o de continuar en el closet,  y otras calamidades humanas que trajo consigo el siglo XXI más propicio hacia el libertinaje y al “open mind”. Hay que recordar que parte importante de su feligresía eran JOVENES ansiosos de encontrar respuesta a sus inquietudes y preocupaciones. El padre Alberto, cumpliendo con la ordenanza católica, apostólica y romana, ordenaba rezar padrenuestros y avemarías para el otorgamiento del perdón por los ¿pecados cometidos? echando sobre su “ya pesada mochila” los pecados de otros, hasta que no hubo espacio para otro más. Esperó y esperó y al no encontrar respuesta terrenal (El Vaticano/Roma), resolvió por su tan mentada y meditada decisión. Es mi opinión, que  su sólida formación y convicción, de a pocos, se le quebró, ante el mutismo, entre otros temas concurrentes, por la no imposición de “severas sanciones” para los sacerdotes infractores de pedofilia culpables del cierre de muchas iglesias católicas, por aquello de las millonarias indemnizaciones. A propósito, en otro orden de cosas. ¿Cuál fue la explicación del ex Obispo Católico Fernando Lugo sobre la existencia de tres hijos en tres diferentes mujeres, hoy convertido en presidente del Paraguay? Porque Ruhama y no Juana, Maria o Margarita o porque no Elizabeth, Ashley o  Katherine. La respuesta la encontré en la lectura de los siguientes pasajes bíblicos. Del hebreo ruhámá (“compadecida”). Es el nombre de la segunda hija de Oseas, profeta israelita del siglo VIII a.c. El libro escrito por Oseas es el primer libro de lo que la Biblia judía (Antiguo testamento de la Biblia “evangélica” llama “El libro de los Doce”; refiriéndose a los doce profetas cuyos libros son pequeños en comparación con los libros de los profetas Isaías, Jeremías y Ezequiel.

El nombre Ruhama llegó a ser símbolo de Israel. Oseas 2.1= Llamen a sus hermanos: ‘Pueblo mio”, y a sus hermanas: ‘Compadecidas”-ruhama. Es de notar que este mismo texto lo cita al apóstol Pablo en la epístola a los Romanos.9:25-26. <Así lo dice Dios en el libro de Oseas: Llamaré a “mi pueblo” ha los que no son mi pueblo; y llamaré “mi amada” ha la que no es mi amada,><Y sucederá que en el mismo lugar donde se les dijo: Ustedes no son “mi pueblo”, serán llamados” hijos del Dios viviente”>. Tanto el nombre como el episodio y el texto llego a ser de amplio conocimiento en ámbitos bíblicos. El apóstol Pedro lo cita en 1 Pedro 2.10 <Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes no habían recibido misericordia (lo-ruhama), pero ahora ya la han recibido (ruhama)>. Cuando Oseas llama su hija “Ruhama”, en realidad la llamó “Lo-Ruhama (no-compadecida). Lo hizo en obediencia al mandato de Dios. Dios quiso que Oseas no solo PREDICARA el mensaje de Dios sino que lo VIVIERA. El primer tema fue casarse con una prostituta, Gomer. Luego de eso, llamar a sus tres hijos con nombres simbólicos. “Jezreel” (lugar donde se realizó una matanza). “Lo-ruhama” (no-compadecida) y “Lo-ammi” (no-mi-pueblo). Estos acontecimientos se narran en el capítulo 1 del libro de Oseas. Para el capitulo 2, Dios mismo restablece su misericordia hacia su pueblo y para mostrarlo, Dios ordena a Oseas recupere a su esposa Gomer, comprando su libertad al proxeneta. .Es también, cambiar  los nombres de sus hijos ( al menos de los dos últimos). De Lo-Ruhama a Ruhama y de Lo-Ammi a Ammi. La partícula hebrea “Lo” se traduce “No”. En cuanto a la Iglesia Episcopal. En Noviembre de 1,534, durante el reinado de Enrique VIII (1,509-1,547) el parlamento aprobó la famosa “Acta de Supremacía” por la cual fue declarado “el único Jefe Supremo en la tierra de la Iglesia de Inglaterra” sin restricción alguna y con plenos poderes para corregir “herejías y abusos”, colocando la autoridad del Rey prácticamente en lugar del Papa. La ruptura con Roma se había completado. Su principal motivación; entre otros políticos: Mujeres, la anulación y nuevos matrimonios. A consecuencia de la guerra y de la Independencia norteamericana, varias decenas de millares de anglicanos partieron hacia Inglaterra y Canadá. A mediados de 1,783, los anglicanos que optaron por quedarse en el país organizaron la Iglesia Protestante Episcopal, que incluía buena parte de la aristocracia norteamericana. Lo que le siguió es historia, en la Era de los Nuevos Horizontes.  . . Allí les dejo mi pesada mochila, porque YO, el padre Alberto no puedo con ella. Cuando el meollo del asunto, es otro. LA ALTA JERARQUIA DE LA IGLESIA CATOLICA.

e/mail: jfgiraldo@pacc-stamfordct.org

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment