Elecciones presidenciales Perú: En manos de los indecisos y/o infieles (parte II)

Apr 6, 2011 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca.

Todos los periódicos, TV y radios en Perú, coincidieron, y no me excluyo, en que el debate del 3 de Abril seria crucial para los candidatos y el electorado, porque finalmente se despejarían las dudas y el panorama se aclararía perfilando al aspirante a la presidencia del Perú. Nada más  lejos de la realidad, la frustración y el desconcierto en el electorado se mantiene latente. En lo personal, fue decepcionante. Achacarles a los organizadores del evento la responsabilidad  por los resultados, es parcialmente posible. El formato aprobado tanto por organizadores como por candidatos, los encorsetó a todos. Dos minutos y medio para exponer un plan de gobierno en tres bloques y luego formular una pregunta en 30 segundos y con derecho a réplica, asfixió a los ponentes, quienes optaron por salirse por la tangente y dejar a nuestro buen amigo El Chema Salcedo con un sabor amargo, por las altas expectativas que generó el debate.

Respetando el orden que les asigna las encuestadoras, empezaremos por Ollanta Humala, quien fiel al libreto proporcionado por su renovado y flamante equipo de asesores brasileros, se limitó a leerlo y a seguir escrupulosamente las instrucciones impartidas. De su publicado plan de gobierno poco habló. Se refirió a otro, uno no publicado, más light y digerible por la audiencia. Eludió principalmente los temas de economía, no dijo si optaría por una economía ¿nacionalista? de mercado, si estatizaría o si cambiaria la actual constitución política del 93’ que haga viable su reforma del estado y su ambicioso plan de solución a los problemas de inclusión social y de pobreza. Por momentos, daba la impresión de hablar como todo un digno representante de la derecha, de respeto irrestricto a las leyes y a los acuerdos firmados por el estado, de respeto a los medios de comunicación, de libertad de prensa y de opinión y hasta hizo alusión a estadísticas del Banco Mundial. No respondió a los cuestionamientos puntuales de Toledo, PPK y Castañeda. En otras palabras, pasó piola. Cuidó su 27.2% de intención de voto. Dio la impresión de que algo oculta. Luego Keiko, quien con un 20.5% de las preferencias electorales ocupa el segundo lugar. De su performance diremos, que fue la más aplicada alumna, con la lección bien aprendida, no mostró nada diferente a sus anteriores apariciones. Hasta donde yo recuerdo, Keiko no formó parte del equipo de gobierno de su padre Alberto Fujimori, es más, por ese entonces, estudiaba en los EE.UU junto con sus hermanos, sin embargo, en más de una oportunidad, reiteró lo siguiente: “Porque NOSOTROS lo hicimos, etc, etc. El que lo hizo y/o deshizo, fueron su padre, Montesinos y otros de ingrata recordación, salvo que!!!!!!. Dijo además, tener coincidencias programáticas con Humala. Justificó el autogolpe del 5 de Abril, y con ello, una tácita aprobación a todas las arbitrariedades cometidas por el fujimontesinismo. A su turno, con un 18.5% de las preferencias, Toledo se mostró como el más agresivo, interpeló a Humala, PPK y Keiko pero no obtuvo respuestas que permitieran confirmar o negar sus comentarios, ya que el formato del debate se lo impidió.

Participó activamente de la subasta de promesas, cuando PPK ofreció 3’000,000 de nuevos puestos de trabajo, él súbitamente lo elevó de 2’500,000 a 3’500.000 ???. De la subasta del sueldo mínimo, dijo elevarlo a 750 soles en su primer año de gobierno???. Pidió no dar un salto al vacío, en clara alusión al Comandante Ollanta, a quien lo vinculó con Hugo Chávez. Llamó la atención a no dejarse sorprender y exhortó por la continuidad del modelo económico, el crecimiento y el desarrollo con inclusión social. PPK con un 18.1% de la intención de voto, fue la sorpresa, mostró solvencia y serenidad, especialmente en temas de economía e hizo especial hincapié sobre  el apoyo que le brindaría a la agricultura. Se dio tiempo y maña para contestar las preguntas. Aprovechó su tiempo para sustentar su plan de gobierno basado en el uso racional y equilibrado de los recursos del estado. Prometió elevar el sueldo mínimo a 700 soles en su primer año. Habló de dar trabajo a 3’000,000 de jóvenes con inclusión en planillas y beneficios sociales. Castañeda con un alicaído 12.8% inició su participación titubeante y nervioso para culminar en alza. Dio la impresión de ser un candidato a la Alcaldía, por las tantas referencias a su labor edil. Superado los primeros momentos, mostró condiciones nunca antes visto durante su campaña. De todos los candidatos en contienda, Castañeda es el único que les gana a todos, en caso de acceder a una segunda vuelta. Como en anteriores procesos electorales, el conglomerado PEX (peruanos en el exterior) una vez más, fue ninguneado. A escasos 5 días de las elecciones, Ollanta continúa liderando las preferencias del electorado, por lo que es perfectamente posible de acuerdo a las tendencias, que sea el único seguro en pasar a la segunda vuelta. La gran incógnita sobre quién es el segundo en llegar a la meta, será revelada por la ONPE una vez concluya el conteo oficial de votos (60 días como mínimo) La diferencia entre PPK, Toledo y Keiko es mínima con alternancia de lugar, por lo que los votos serán minuciosamente chequeados, custodiados y peleados por los personeros de mesa.

Según analistas, el 81 % de los peruanos no se siente representado por ninguna agrupación, movimiento o alianza política, por lo que la gran mayoría reconoce que los planteamientos ideológicos son irrelevantes, de tal modo, que en lugar de emitir un voto juicioso, racional y meditado, el elector se deja conducir por criterios personalistas y/o emotivos, al punto de emitir su voto basado en la imagen física, el lenguaje verbal y no verbal que trasmite el candidato, y no por las plataformas o planes de gobierno, que finalmente son relegados. El gran ausente en estas elecciones para elegir presidente, es el Partido Aprista Peruano, a la espera del 2016. Siendo así, intentaré descifrar este proceso electoral, luego de leídos los programas de gobierno, escuchados mítines y debates y el comportamiento de los candidatos. Sintetizando, estamos frente a dos opciones políticas a las que no les temblaría la voz para ordenar: Disolver el Congreso e intervenir otras instituciones públicas, si las “condiciones no le son apropiadas”, ellas son: Humala y Keiko. Por el contrario, las otras tres, PPK, Castañeda y Toledo, evidencian respeto irrestricto  por la democracia, garantizando darle continuidad al crecimiento y al desarrollo del país, incorporando la ineludible inclusión social, en los términos y condiciones planteados en sus respectivos programas de gobierno. En el Perú de hoy, es impostergable atender las justas demandas del Perú profundo, acercándolas a las de Lima la capital, de modo que Costa, Sierra y Selva conformen un solo Perú, permitiendo mejorar sustancialmente, el todavía alto nivel de pobreza y desequidad. Dicho lo anterior, mi voto es para Pedro Pablo Kucsynski. Este domingo 10 de Abril, las elecciones presidenciales del Perú, estarán en manos del votante indeciso y/o infiel

justify;”>e/mail: pegira14@yahoo.com

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment