De Sudafrica a Brasil

Aug 24, 2010 by

Por: Jose “Phepe” Giraldo Abarca.

En Perú como en cualquier otra parte del mundo se juega al futbol, y sin ánimo de politizar el tema, es el deporte de los pobres, porque lo único que se necesita es una pelota o balón, que puede ser de cuero, trapos, o lo que el ingenio popular invente. Luego, se juntan jugadores, quienes después del silbato inicial o del clásico ¡A jugar! salen corriendo tras la pelota en busca del arco rival para luego de introducirlo, gritar a todo pulmón ¡Goolll!. A saber, según The Official History of the football Association  de Byron Butter  escrito en 1931, este deporte se habría originado en las Islas Británicas, produciéndose su nacimiento un 26 de Octubre de 1,863, día de la Fundación del Football Association. Iniciar esta columna sin hablar del Mundial del Sudáfrica, podría haber sido considerado por parte de la feligresía a la que pertenezco, como una grave ofensa que me hubiera conducido a cargar sobre mi pecho, la tarjeta roja del excomulgado, per secula seculorum. Sin lugar a dudas, el futbol de Sudamérica y/o Europa, así como el Soccer de los USA, es y seguirá siendo, el deporte que desde el útero materno atrae a la muchedumbres de todos los géneros, por la pasión que provoca entre los millones de aficionados y/o fanáticos alrededor del planeta. Hasta que finalmente llegó el dia, el tan esperado 11 de Junio del 2010. Sudáfrica fue un grata sorpresa y un acogedor anfitrión que ensordeció a las tribunas con las llamativas Vuvucelas y el cimbreante accionar de caderas de Shakira y su Waka,Waka. Quienes viajaron con la esperanza de obtener un autógrafo de Tarzân, sufrieron un gran chasco, pero en recompensa, disfrutaron de la mayor fauna del planeta.

 ”Safaris”, todos los animales al alcance de la mano, leones, jirafas, tigres, hipopótamos, cocodrilos, rinocerontes, monos de toda variedad y otros mas, que si no estabas atento, quedabas como “sourvenir “en las fauces de algún animal hambriento. Bella y hermosa flora, y también museos que recordaban la época del ‘Apartheid” y de Nelson Rolihlahla Mandela. Y así transcurrieron los 30 días que duró el Mundial de Futbol. Júbilo y alegría desbordante en los miles de turistas que abarrotaron las instalaciones de los recién inaugurados estadios. Frio glacial y lluvias intensas por momentos, sorprendió a los más despistados que esperaban encontrar temperaturas sofocantes. El  balón fabricado por Adidas y bautizado con el nombre de “Jabulani” que significa celebrar o festejar en lengua Bantú, una de once lenguas oficiales que se hablan en el país africano; resultó siendo la vedette en la mayor parte de los encuentros, se robó el show y fue la causa directa de los lamentos y de la baja performance de jugadores y la mayoría de arqueros. Este también, será recordado como el Mundial de los árbitros y de los jueces de línea. Qué manera de joder, que manera de embarrarla, por citar uno de los muchos casos, la pésima actuación del árbitro italiano Roberto Rosetti quien pitó el encuentro entre mejicanos y argentinos, quien sin sangre en la cara y sin la menor vergüenza ante lo imperdonable, sancionó como legitimo el gol en offside del Apache Tevez, a mi juicio, lo mejorcito de Argentina, como corrió el apache, se comía la cancha, sudó la camiseta como pocos, incansable y con unos deseos locos de ganar.  Ese gol, lo vio todo el estadio en pantalla gigante con repetición incluida, y los millones de espectadores por televisión y aun viéndolo de reojo, el árbitro no fue capaz de rectificar. Confirmó el gol de Tévez y el resto es historia. Muchas anécdotas serán recordadas entre quienes tuvieron la oportunidad de decir ¡Presente! Muchos dólares, pero también muchos euros devaluados. 32 banderas flameando, y antes del inicio de los encuentros, el solemne entonar de los himnos nacionales que los remontaban al país natal. Hasta que llegó el  11 de Julio, día en el que finalizó el Campeonato Mundial y lo obtuvo el de mejor desempeño.

España, es justo reconocerlo, fue un merecido e incuestionable ganador. Funcionó como mi viejo reloj Omega, con precisión suiza, disciplinado y ordenado en todas sus líneas, si acaso un ligero bajón por aquello del cansancio y del desgaste natural. Once jugadores con una disposición mental enfocada en la “FIFA Word Cup”. Sin regateos ni mezquindades, la selección española tuvo un comportamiento homogéneo en todos sus hombres. Desde Ilker Casillas, pasando por  Sergio Ramos, Gerard Piqué, Joan Capdevila, Carles Puyol, en la defensa, Xavi Alonso, Xavi Hernández (8), Sergio Busquets y Andrés Iniesta en el medio campo y Pedro al lado de David Villa como delanteros, cumplieron a cabalidad con las expectativas del entrenador Vicente Del Bosque y de un necesitado pueblo español urgido de buenas noticias. También lo hicieron cuando fueron requeridos, Fernando Torres, Cesc  Fábregas, Fernando Llorente y  Jesús Navas  Lo destacable de España para mi gusto, sin demeritar las indiscutibles cualidades de los otros integrantes, fue el medio campo, dos jugadores excepcionales, sobrios, de impecable dominio del balón y de visión 360 grados, son ellos,  Xavi Hernández y Andrés Iniesta, como extraídos de una misma placenta, juegan de memoria, no por algo, seis ó a veces siete de los jugadores en cancha, pertenecen a la nómina del Barcelona Futbol Club De los otros participantes, me inclino por Alemania por la juventud de sus jugadores y el despliegue físico además del buen toque de balón. Con ellos, hay Alemania para rato. De sus jugadores, el portero Manuel Neuer quien le ganó el ojo al árbitro Jorge Larrionda de Uruguay al sacar de su arco una pelota de gol legitimo a Frank Lampard, en otro de los encuentros con arbitraje controversial, esta vez en perjuicio de Inglaterra.

Luego, entre otros jugadores destacados, Jansen, Arne Friedrich y Philipp Lahm en la defensa, Sami Khedira, Bastian Schwesinsteiger y Piorr Trochowski en el medio campo, Lukas Podoslki, Miroslav Klose y Thomas Muller entre los delanteros. Y de los sudamericanos, para gritarlo con orgullo por todo lo que puso en la cancha ¡URUGUAY! un justo merecedor del cuarto lugar luego de 40 años de sequia y el trofeo al mejor jugador del Mundial “El balón de Oro de la Copa Mundial Sudáfrica 2010” al incuestionable y también uruguayo Diego Forlân, y con él, a todo el plantel incluido el entrenador, el maestro Oscar Washington Tabârez. La cuota sudamericana estuvo conformada por Brasil, Argentina, Paraguay, Chile y Uruguay, quienes  tuvieron la mejor performance de los últimos mundiales. Todos llegaron a octavos de final. Luego accederían a la ronda final, Paraguay, Uruguay, Argentina y Brasil. De ellos y de los otros, hablaremos en otro mejor momento, no sin antes decirles que nos vemos en Brasil en el 2014 con tecnología de punta incorporada aprobada por la FIFA. Ojala, que para ese entonces,  Brasil recuerde que lo suyo es el “Joga bonito” y no el juego de laboratorio que quiso imponer Dunga, no por algo uno de los rubros de exportación más importantes del Brasil, son, “los jugadores de futbol”. Que Argentina contrate un verdadero estratega y si lo desean al motivador de Maradona, porque lo que le sobran son buenos jugadores. Al buen Mascherano lo dejaron solo, solito en el medio campo, sin nadie que lo auxilie en la marca. El prodigioso Messi naufragó sin el acostumbrado  apoyo de los Barza (Xavi Hernández y Andrés Iniesta). En la delantera, lo mejor y de lejos, el apache Tevez. Una defensa impresentable y un arquero que se contagió de la mediocridad. Y allí lo dejo. Y otro ojala, pero esta vez para que Perú logre clasificar, incluida la opción de repechaje. Pero para aquello ocurra después de tantos amarillentos almanaques, es necesario e impostergable, que Diosito nos haga el milagrito, prenderle velas a todos los santos del Perú y del Mundo, denunciar a la PIP, el FBI, la CIA, el Interpol, la KGB y otros, para que se lleven arrestado y/o arrastrado al salado de Manuel Burga, el inepto, corrupto e incapaz presidente “vitalicio” de la Federación Peruana de Futbol

e/mail: jfgiraldo@pacc-stamfordct.org

.

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment