Israel-Palestina ¿Hasta cuando?

Aug 24, 2010 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca.

“Nadie se muere de hambre en Gaza, Israel solo bloquea la entrada de armas. Pero unos tontos útiles se embarcaron en una epopeya miserable, cayendo en la trampa de los fanáticos del apocalipsis antijudio”. Este es un extracto del articulo “Israel-Gaza, alto a la desinformación” del filósofo francés Bernard-Henry Lévy publicado en la Sección Opinión del periódico El País de España, refiriéndose al ataque producido por comandos israelíes a un convoy de seis barcos de bandera turca con 750 tripulantes, muchos de ellos activistas del movimiento “Free Gaza” que transportaban 10,000 toneladas en ayuda humanitaria en la denominada “Flota de la Libertad” que viajaba con destino hacia la Franja de Gaza, territorio sometido a un bloqueo por Israel y Egipto. El abordaje al Mavi Marmara se produjo desde helicópteros en aguas internacionales a 64 kms de la Costa de Israel y como consecuencia de  ese repudiable acto, murieron al menos nueve personas y la condena mundial. El citado artículo produjo las más severas reacciones, por desinformación del autor y por cuanto carecía de exactitud y veracidad respecto a los acontecimientos, alterando burdamente los hechos, lo que provocó que la comunidad internacional expresada en la intelectualidad que representan escritores, periodistas y lectores, llamaran al periódico para mostrar su disconformidad y enojo por los términos contenidos en el mencionado artículo y su difusión. Ante la ola de comentarios, la editorialista Milagros Pérez Oliva en su artículo: Israel y Palestina: el poder de la opinión, hizo una cerrada defensa de la libertad de opinión que libra a diario el periódico en su afán de dar pluralidad y cobertura a las más diversas corrientes de pensamiento. ¿Porque razones no debería El País publicar artículos que defienden o atacan las actuaciones del gobierno israelí o de la autoridad palestina? se preguntó el director adjunto Luis Bassets, para luego sentenciar: “Debemos defendernos de las presiones y ofrecer a nuestros lectores una opinión libre y plural, pero también fundamentada. De lo contrario, será interpretada como propaganda y contribuiremos al bucle de la desinformación”. Algunos acuciosos, como Ana Cárdenas, señalan algunas conclusiones que inducen al error en el artículo. Lévy asegura, por ejemplo, que el bloqueo israelí a la franja de Gaza, “es únicamente militar y solo se impide el paso de armas y materiales que sirven para fabricarlas”, pero la realidad es que solo se permite pasar unos 125 alimentos y materiales básicos. Lévy dice que cada día entran en Gaza 100 camiones, pero no dice que lo normal, antes del bloqueo, era que entraban más de 3,000.

Para mejor informar sobre el territorio en conflicto, debemos precisar: La superficie de Israel es de 21,946 kms, mientras que las de Cisjordania es de 5,872 Kms y la de Gaza es de únicamente 378 kms. La población palestina se encuentra en Cisjordania, Gaza, Israel, Jordania, Líbano, Siria y en otros países del mundo. Palestina está situada en Oriente Medio, en la costa del Mediterráneo Oriental. Es un territorio con una estrecha franja costera. Desde la antigüedad, por él han desfilado diferentes pueblos y civilizaciones, creando una realidad multiétnica y multiconfesional. Ha sido cuna de tres grandes religiones monoteístas que siguen viéndolo como su lugar fundacional: Palestina es la Tierra Santa de los cristianos, es la Tierra bíblica de los judíos y en ella se encuentran varios lugares sagrados para los musulmanes. La comunidad internacional ha reclamado en numerosas ocasiones, y lo ocurrido con la “Flotilla de la Libertad” lo erupciona todavía más, en la ahora imperiosa necesidad de alcanzar un acuerdo negociado, justo y duradero entre las partes. Y aun cuando provoquemos enojos, es justo reconocer: “Solo habrá paz en Israel y en los territorios palestinos cuando se dé respuesta definitiva a la viabilidad de un Estado Palestino”. Una paz justa, solo es posible abordando las raíces del conflicto, atendiendo los legítimos derechos de las partes y creando condiciones para la plena realización de las dos poblaciones. Abordar las reales causas y centrar la atención del conflicto, requerirá la más amplia presión internacional, que obligará del liderazgo estadounidense para mediar con justicia y generar confianza, permitiendo un marco adecuado que de vida al dialogo que posibilite consensuar posiciones. Situación que se agrava ahora, ya que Turquía, único aliado de Israel entre los países musulmanes, se aleja de esa posición amical. Israel ha redoblado sus restricciones, dizquen” para evitar, únicamente, el ingreso de material bélico a territorio palestino, que está siendo gobernado desde Enero 2006 por la Organización Islámica Hamas, cuando en las elecciones a la Asamblea Legislativa obtuvo 76 escaños de los 132, consiguiendo la mayoría absoluta en el Parlamento Palestino. Hoy, la declarada organización terrorista, estaría seriamente debilitada por el fracaso de sus políticas internas y una decepcionante gestión  hacia la población que dicen representar y que es víctima de espantosos padecimientos y en estado de calamitosis generalizada, cercanos a la extinción. De acuerdo con Oxfam, a la Franja de Gaza, entre otras arbitrariedades perpetradas por la autoridad israelí, no se permite el ingreso de gasolina ni de diesel desde Noviembre del 2208, salvo el combustible para vehículos de la ONU y otras cinco excepciones. Igual sucede con la electricidad que es también restringida y ni hablar de hospitales ni medicinas.

Las Naciones Unidas señalan que la situación del Bloqueo ha causado daños irreparables a la economía y que la población estimada en 1’500,000 vive el 80% en condiciones paupérrimas y de pobreza extrema. Lo que realmente da coraje, es que las principales víctimas no son los terroristas de Hamas quienes se escudan en la población civil, sino que los son, los seres más desvalidos, los carentes de protección: los viejos, las mujeres, los enfermos y los niños. Será por ello, que quienes viven en tan deplorables condiciones, difícilmente pueden evitar llenarse de odio y resentimientos contra la autoridad israelí, lo que hizo posible la victoria electoral de esos fanáticos terroristas de Hamas. Que el afán expansionista y la intransigencia fanática de unos 400,000 colonos israelíes, no continúen empujando a sus autoridades a perpetrar actos de violencia incomprensible e inútil que le hacen tanto daño a la imagen de Israel en el mundo, como lo fue en su momento, la invasión y destrucción de Líbano y ojala resucite el espíritu de Oslo.

e/amail: jfgiraldo@pacc-stamfordct.org

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment