Nairo Quintana Rojas: La nueva pasión de Colombia.

Jun 3, 2014 by

Por: José “Phepe”Giraldo Abarca.

 El ciclismo. Una sana realización del ser humano. Un deporte que te contacta con la naturaleza y que exhibe las condiciones físicas como mentales del deportista que lo practica. Un deporte de largo aliento donde las piernas juegan un partido aparte. La edición 100 del Tour de Francia 2013 me dejó una grata impresión en la retina. Su geografía, sus paisajes y lo último en tecnología. Un fastuoso espectáculo muy difícil de olvidar. Allí por primera vez, escuché el nombre de Nairo Alexander Quintana Rojas. Los elogios de los comentaristas de ESPN alcanzaron su pico más alto, cuando en la ceremonia de premiación subió al podio de ganadores para recibir su premio por la obtención del subcampeonato. Hasta allí me dije. Caramba. Esta Colombia no deja de sorprender. Una Colombia con todos sus problemas y un colombiano que le pone pecho y se impone sobre más de un centenar de pedaleros provenientes de todo el planeta. Transcurrido un año, otra vez este colombiano vuelve a ser noticia. El Giro de Italia. Esta vez, ESPN me trasladó al otro lado del Atlántico. Italia, una belleza de lugar. Disputado entre el 09 de Mayo y el 01 de Junio. El pasado del mundo recorrido por las cámaras de ESPN. El Giro d’Ítalia, una prueba ciclística de 21 etapas, es decir de 21 días, que coronó campeón absoluto a Nairo A. Quintana Rojas por delante de los mejores 150 pedaleros del mundo. Una proeza de indiscutible valor. Una hazaña sin precedentes que colocó en los puestos 1 y 2 a Colombia. Nairo Quintana y Rigoberto Uran. Y a Julián Arredondo como el rey de la Montaña.

el 1 y 2 de colombia

Para mejor comprender la gesta de este joven deportista, transcribo fragmentos de la semblanza que sobre Nairo Quintana, escribió Mauricio Silva Guzmán, editor jefe de la revista Bocas de Colombia y autor de “Enséñame a ser héroe” libro de entrevistas con los grandes del deporte. Y dice así: “Nairo Quintana es pura integridad. Lo han querido manosear, en diferentes sentidos, y él responde con palabras certeras, con amplios silencios y con lo mejor que sabe hacer: ser el ciclista colombiano más importante de los últimos 20 años, lo cual no es poco.Habita en su figura una pureza, una cierta serenidad ancestral muy fácil de detectar. Sin embargo, lo han querido desvirtuar. Años atrás, y en especial el año pasado, los cronistas nos quisieron vender a un Nairo “sin nadita que comer”, a un “pobrecito”. Pero él, preciso y firme, respondió: “Es absurdo decir que yo no tenía qué comer. En la casa abundaba la comida; teníamos huerta y trabajábamos la tierra (…) El hecho de que alguien sea del campo no quiere decir “pobrecito, no tiene qué comer”. Dijeron, también, que no hablaba porque no sabía hacerlo. Lejos de eso, Nairo Alexander Quintana Rojas (Tunja, 4 de febrero de 1990) hace que la economía de sus palabras acentúe su claridad. “Es mejor hablar lo que hay que hablar, y no hablar por hablar”, argumenta. Mucho más en serio quisieron atacarlo en Italia, pero el héroe que encarna la nueva pasión de Colombia también se defendió con impecable probidad. La noche del 27 de mayo, luego de la etapa 16 que puso patas arriba el Giro de Italia 2014, en la que lo acusaron de haber sacado provecho en un descenso durante una supuesta neutralización de la carrera, declaró ante el mundo: “Mi equipo me dijo que continuara. Había corredores que ya estaban adelante. No entiendo la polémica. Además, obtuve lo esencial de la diferencia en el ascenso (…) Todo el mundo vio que bajé por las mismas carreteras que los demás y en bicicleta, solo que más rápido. No bajé ni en moto ni agarrado a un coche. No sé por qué habrían de quitarme tiempo”. Más claro imposible. No le faltó ni le sobró una coma. También dijeron de él que era un joven débil, un niño enfermizo. Sin embargo, el mito de que casi se muere cuando era un bebé (que fue cierto) se opacó frente al del atleta superdotado. Y ya no queda ninguna duda de que el ciclismo mundial está frente a un “fuera de serie”, un fenómeno. Lo confirman su segundo puesto en su debut en el Tour de Francia 2013 y la Maglia Rosa en su debut en el Giro de Italia 2014. Además, ese estilo, más cerca del atacante que del defensor, apasiona. De hecho, Eusebio Unzué, gerente general de su equipo Movistar, insistió: “Nairo, pese a sus aires plácidos y a su aparente calma, es un depredador único. Tiene una mentalidad ganadora que asusta. Cuando se fija un objetivo no duda y no para. Y eso, por no hablar de su capacidad física, de sus cualidades de escalador”. Un prodigio que, igual que casi todos los fenómenos de la historia del ciclismo, también masculla en silencio el crujido del sacrificio. Solo que su indomable carácter en las montañas hoy no tiene comparación.

tour de francia 2013

Ya queda atrás el novato y el inicio de una carrera internacional que, en un brochazo, se podría resumir así: segundo puesto en la Vuelta de la Juventud de Venezuela 2008 (con el equipo Boyacá es para Vivirla); campeón del Tour de l’Avenir 2010 (Café de Colombia-Colombia es Pasión); campeón de la montaña en la Vuelta a Cataluña 2011 (Café de Colombia); salto al profesionalismo como gregario del Movistar –puesto 36– en la Vuelta a España 2012; campeón de la Vuelta al País Vasco 2013; subcampeón del Tour de Francia 2013; campeón de la Vuelta a Burgos 2013. Y lo de hoy. Un presente espectacular. Y, mañana… Un futuro desbordado en posibilidades.Nairo, la sensación del ciclismo mundial, va por el mejor camino imaginable. Y aun cuando insistan en que él es un producto de la panela (la “verraquera colombiana”), ¡por favor!–, la verdad es que todo esto se trata de talento, profesionalismo y cálculo. Nada de lo que Quintana ha hecho en el Giro ha sido fruto del azar, sino de la planificación, salvo, evidentemente, las toses que acompañan sus actos de esfuerzos, los mocos pegajosos que no logra que su nariz deje de fabricar, la fiebre que lo dobló unos días, las caídas. Porque hay que recordar que el 70 por ciento de este Giro lo hizo enfermo. Incluso, según se filtró, Movistar consideró seriamente su retiro al final de la primera semana. Y, lo que es más valeroso, terminó la carrera con otitis y con una lección de ciclismo sencillamente monumental.Tal vez por esa combinación de valentía, determinación y entereza, todo en Nairo es admirable. Un campesino superdotado, ultraprofesional, que hasta tiempo tiene para la contemplación: Con el Giro 2014, sumados los heroicos pedalazos de Rigoberto Urán, Julián Arredondo, Sebastián Henao y todo el Team Colombia, Nairo Quintana da el golpe de opinión que necesitaban el ciclismo y el deporte colombianos. Una explosión que se anunció el año pasado y que hoy alcanzó la cima. Nairo ya es una superestrella del deporte mundial”. Y ahora los dejo con un grande del vallenato colombiano, Carlos Vives y su “Quiero casarme contigo”, su último éxito musical. !Disfrútenlo, aunque es mejor si lo baila.

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment