Lectura sin censura

Aug 26, 2010 by

Por: Jose “Phepe” Giraldo Abarca.

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión,” Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1,948. En Norteamérica, el derecho de prensa está garantizado por la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. “La libertad de expresión en todas sus formas y manifestaciones, es un derecho fundamental e inalienable, inherente a todas las personas. Es, además, un requisito indispensable para la existencia misma de una sociedad democrática”. Siendo definida la libertad de expresión como un medio para la libre difusión de las ideas, podemos inferir, que es esencial además para el descubrimiento de la verdad. “Los medios de comunicación social tienen derecho a realizar su labor en forma independiente. Presiones directas o indirectas dirigidas a silenciar la labor informativa de los comunicadores son incompatibles con la libertad de expresión”. “Todo comunicador social tiene derecho a la reserva de sus fuentes de  información, apuntes y archivos personales y profesionales”. Todo empezó cuando un 17 de Junio de 1.972, Frank Wills, guardia de seguridad del complejo Watergate denunció ante la policía, la presencia de cinco hombres que habían ingresado a la Oficina del Comité Nacional del Partido Demócrata.

Todos los detenidos eran miembros de la Operación 40 de la CIA.  Uno de ellos, James W. McCord era Director de seguridad del comité para la reelección de Richard Nixon, además era empleado del FBI y de la CIA, los otros cuatro, eran agentes de la CIA. Este fue un escándalo sin precedentes en la historia política de los EE.UU que fue conocido como “Watergate”, que fue denunciado ante la opinión pública, por iconos del periodismo de investigación, vinculados al  Washington Post: Benjamín C. Bradlee, quien era el director, y es además conocido por la divulgación de los llamados “pentagon papers”, Katherine Graham quien se desempeñaba como editor en jefe “Once, power was considered a masculine attribute. In fact, power has no sex”, y los reconocidos Bob Woodward y Carl Bernstein. Esta investigación tuvo un agente informante conocido como “garganta profunda” y cuya identidad se mantuvo en secreto por 33 años, hasta que fue revelada el 31 de Mayo del 2005, se trataba de W. Mark Felt, un antiguo director adjunto del FBI bajo la administración Nixon. Mark Felt siendo agente del FBI trabajó con Bob Woodward en labores de inteligencia. Una Comisión de Investigación del Senado de los EE.UU de Mayo de 1,973,  reveló que Nixon había mentido con el fin de ocultar su participación en el escándalo y que había intentado  sustraer a la investigación las cintas magnetofónicas que contenían las grabaciones de las conversaciones del Despacho Oval.  Cuando se inició al proceso conocido como Impeachment, Nixon optó por renunciar, abandonando sus funciones el 9 de Agosto de 1,974. Posteriormente su vice-presidente Gerald Ford, en su primer acto oficial resolvió indultarlo con lo que se detuvo el proceso iniciado contra Nixon. Tiempo después, el tabloide ‘’Daily Mirror” mostraba en su portada de fecha 1 de Mayo 2,004 la imagen de un soldado británico orinando a un prisionero iraquí “Vil, pero esta vez es un soldado británico degradando a un iraquí”. El entonces primer ministro Tony Blair las calificó de “inaceptables”. Las imágenes del Mirror se hicieron públicas después que la cadena de televisión CBS (Viernes 30 de Abril 2,004) divulgara fotos de la tortura a prisioneros iraquíes cometidas por militares de los EE.UU. Las imágenes que primero fueron ofrecidas por la cadena CBS fueron cedidas después por “The New Yorker” a la agencia Reuters. The Washington Post publicó una serie de fotografías que mostraban la humillación y el trato vejatorio de soldados estadunidenses a presos iraquíes en la cárcel iraquí de Abu Ghraib. Las imágenes del Washington Post procedieron de un CD en el que, según el periódico, habría un total de 1,000 fotos que reproducen la vida diaria de los solados en Irak mezcladas con fotos de tortura. La otra cadena de televisión ABC también ofreció imágenes mostrando a soldados posando sonrientes junto a cadáveres de prisioneros muertos en prisión.

En Enero 2004, el General Brigadier Janice Karpinski responsable de las cárceles iraquíes fue suspendida de sus funciones por los hechos publicados. Los soldados estadounidenses Lynndie England, Sabrina Harmon y Charles Graner que aparecen en las fotos, entre otros, fueron suspendidos y acusados de severos actos de indisciplina, de agresión y maltratos. El 22 de Mayo del 2009, el periodista Anderson Cooper de la cadena CNN, cuestionó a Liz Cheney, hija del ex vicepresidente Dick Cheney. “Si un demócrata hubiera denunciado lo que su padre dijo sobre Barack Obama, dentro de una administración republicana, seguramente los republicanos lo calificarían de traición”. Liz Cheney dijo que lo sucedido en Abu Ghraib fue un “incidente aislado” en un aparente afán de desvincularlo con prácticas a las sucedidas en Guantánamo y la Base Aérea de Bagram en Afganistán. En Mayo del 2009, La Unión de Libertades Civiles de los EE.UU (UCLA, por sus siglas en ingles)) obtuvo un dictamen favorable a su demanda por un tribunal federal quien ordenó la divulgación de 44 fotos sobre trato inhumano a presos iraquíes en Abu Ghraib. A estos dos hechos, debemos sumar el del caso “Plamegate” denunciado por el Washington Post. El 14 de Julio del 2003 el periodista Robert D. Novak divulgó la identidad de Valeri Plame, como agente encubierto de la CIA. Joseph Wilson, ex embajador de los EE.UU y esposo de Valerie Plame, denunció este hecho como una represalia de la administración Bush, por haber criticado las razones que justificaron el inicio de la invasión y guerra en Irak. El más reciente destape protagonizado por la red social Wikileaks, fue colgar en el Internet, 92,201 documentos “bitácora de la guerra en Afganistán 2,004-2,010” que se presumen, podrían haber sido filtrados por el soldado Bradley Manning (22 años) quien fue arrestado el 26 de Mayo/2010 en la base militar de Hammer en Irak, por haber sustraído y difundido un video clasificado de un ataque con helicópteros en Badgad, en el 2,007, en el que fallecieron 12 civiles y que fue publicado por Wikileaks en Abril del 2010, además de 150,000 mensajes cifrados del Departamento de Estado.

Son este tipo de mensajes en los que los diplomáticos emiten opiniones abiertas y ofrecen consejos sobre cómo tratar con aliados y con enemigos. En Enero, The New York Times, publicó como primicia, una información suministrada por Wikileaks. Se trataba de unos cables que fueron enviados por el embajador Karl Eikenberry en Kabul, quien decía de Hamid Karzai, el presidente afgano “continua evitando cualquier responsabilidad de soberanía, ya sea en defensa, gobierno o desarrollo” “El y (..) su entorno cercano, no quieren que EE.UU se vaya y solo ansían que invirtamos mas en ellos. Nos asumen interesados en su país para una eterna guerra contra el terrorismo”. La divulgación de este cable provocó una fuerte tensión entre los gobiernos de EE.UU y Afganistán. Y este, sería el inicio del hilo de una madeja, cuyas consecuencias aún  se desconocen y son impredecibles de imaginar. Julian Assange, australiano, es el fundador de Wikileaks, de quien se dice habría manipulado a Manning para obtener información valiosa, en la certeza de que esta procedería de las redes del pentágono. Este apretado resumen de los más sonados casos de corrupción en las altas esferas del gobierno y sus filtraciones a la prensa escrita como informática, permitieron desentrañarlos en su intimidad y darlos a la luz pública merced al trabajo acucioso de quienes hicieron del periodismo de investigación la más noble de las profesiones. Para quienes somos apasionados de la lectura sin censura, y vertimos opinión sobre los más diversos temas del espectro político, es evidente que la emisión de ideas e informaciones  y particularmente las obtenidas por los medios aquí comentados, deben ser sabiamente apreciadas y administradas con criterio de conciencia por las repercusiones que puedan ocasionar. “Por motivos de política y legislación, todo medio de expresión pública, no habla sobre sus fuentes”.  Es preciso señalar que el lector en mérito a sus más amplia e irrestricta libertad de pensamiento, puede someter su lectura a un juicio previo de valoración que determinará darle luz verde o roja a la fuente proveedora de información, sea impresa o atraves del internet. Demás esta decir, que estos principios rectores, solo son  posibles aplicar en países que viven en democracia, porque estos derechos están consagrados en sus Constituciones Políticas. Bradley Manning, este joven soldado estadounidense de escasos 22 años, destacado en una base militar iraquí a 60kms de Bagdad, me impulsó a escribir este artículo de opinión. ¿Qué lo motivó? Muchas preguntas como también muchas respuestas. Por lo pronto, el presidente Obama confirmó que cumplirá su promesa de retirar a las fuerzas de combate de Irak de la llamada “guerra equivocada”, para fines de Agosto 2010.  Un dato: Julio, fue el más sangriento en Irak, 535 muertos  y centenares de heridos.

e/mail: jfgiraldo@pacc-stamfordcto.org

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment