Change, we can believe in!

Aug 24, 2010 by

Por: Jose “Phepe” Giraldo Abarca.

Contrario a mi naturaleza por ser orgullosamente hispano/latino, esta vez he optado por escribir en inglés el encabezado de este artículo recordando un exitoso lema de campaña presidencial: La razón, es la cobertura de la reforma de salud que beneficiará al 95% de los estadunidenses que comparado con el actual 83%, supone un aumento de 32 millones de personas más a partir del 2014, la mayoría, parlante en el idioma de Shakespeare. Adicionalmente, otras medidas excepcionales empezaran a regir en el transcurso de este año, como por ejemplo, prohibir a las aseguradoras a que rechacen por condiciones medicas pre-existentes a los menores de 19 años, se autorice a que los hijos puedan permanecer en los seguros de sus padres hasta los 26 años y se dé continuidad de ayuda a los jubilados para compra de sus medicinas entre otros beneficios,  además de una drástica reducción en el déficit fiscal de 143,000 millones de dólares. Según estadísticas del Pew Hispanic Center, que el censo 2010 proveerá con mayor precisión, la comunidad hispano/latina ascendería a 45 millones lo que representa el  15% de la población estadunidense, suma que aumentará inexorablemente, una vez conocidos los resultados del censo. Aunque suene irónico para un todavía confundido pueblo norteamericano,  es oportuno recordar que el habitante numero 300 millones de los EE.UU, nació el Martes 17 de Octubre del 2006 en un hospital de New York, que es de origen latino y su nombre es Enmanuel Plata.

Menciono lo anterior porque según parece una buena parte de la población estadunidense no termina por asimilar los CAMBIOS que se están produciendo a su alrededor. Observan con incredulidad y hasta con enojo no disimulado, que el presidente que los representa sea una persona de la raza negra, y que no conformes, tengan que soportarle además los cambios que propone y que finalmente les impone ante la radical negativa de quienes son oposición por oposición.  A ello agréguele,  una comunidad hispano/latino creciente, pujante, trabajadora y pensante. A no dudar, demasiadas cosas juntas para ser digeridas en tampoco tiempo y con carácter de irreversibles. “A veces llega un momento en el que tenemos la oportunidad de justificar todas las esperanzas que teníamos sobre nosotros mismos y sobre nuestro país, de cumplir las promesas que hicimos…..Y este es el momento de hacer realidad esa promesa. No estamos obligados a ganar, pero si a ser sinceros y honestos con el pueblo que nos eligió. No estamos obligados a triunfar, pero si hacer que la luz que tengamos, por poca que sea, brille”.  Este fue el último discurso pronunciado por Barack Obama ante los demócratas de la Cámara de representantes, horas  antes de la histórica votación en el Congreso. 219 votos a favor y 212 en contra. El tsunami político de Enero 2010 con epicentro en Massachusetts, bastión de la dinastía Kennedy, generó las más diversas respuestas, pero la que más daño esta ocasionado a la población, es la de una creciente intolerancia y un persistente boicot a la Casa Blanca, azuzado por el extremismo ideológico e intransigente del movimiento conservador al interior del aparato republicano. Inconcebible para un país acostumbrado a ser ejemplo de ponderación y moderación, los buenos modales se fueron al traste.

Esta ha sido una cruel contienda en donde el terror, las ancestrales rencillas y el odio racial hicieron coalición para destruir una propuesta de reforma al sistema de salud, quebrado y próximo a colapsar sino se ejecutan urgentes cambios estructurales. ¿Quien en los EE.UU del 2010 se atrevería a despotricar de la Ley de Derechos Civiles  sobre igualdad racial para aterrorizar a un pueblo contra la Reforma de salud?  Lo hizo Newt Gingrich, conspicuo miembro y líder del partido republicano, quien para mayores referencias, fue congresista durante 20 años en representación del distrito 6 del estado de Georgia y nominado además por The Time Magazine, como el hombre del Año 1995. Hoy, en su portal de Internet, dicta sentencia: This will not stand. “The American people will not allow a corrupt machine to dictate their future”, y con él, el pelotón de aniquilamiento del Tea Party. Hoy todavía, los republicanos cargan sobre sus espaldas una pesada mochila imposible de olvidar y solo por citar: Una incomprensible guerra contra Irak con cuantiosas pérdidas económicas y de vidas humanas. Un legado, con una economía en recesión y millones de desempleados y un primer presidente de raza negra: Barack Obama y sus propuestas de reforma. “Nos hemos levantado contra las influencia indebidas y los intereses especiales. No nos rendimos ante la desconfianza, el cinismo o el miedo.

Hemos demostrado que somos un pueblo capaz  de hacer grandes cosas” fueron las declaraciones de Obama minutos después de la votación en el Congreso. De cara a las elecciones de Noviembre del 2010, demócratas y republicanos nos advierten de que lo que está en disputa, se obtendrá al precio que sea, una lucha sin cuartel y despiadada, en donde el que gane no siempre será el mejor, ni el que lo merezca, sino el que pueda: El Liderazgo y el poder,  y con ello, una indeseable partida de defunción al bipartidismo tantas veces requerido y  tan necesario e indispensable para una sociedad urgida de obtener solución a sus demandas de mejoras y de respeto por la democracia.

e/mail: jfgiraldo@pacc-stamforct.org

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment