EE.UU y Cuba reanudan relaciones diplomáticas con mediación del Papa

Dec 26, 2014 by

Por:  José “Phepe”Giraldo Abarca.

Este es un tema sobre el que siempre abrigue la esperanza de que se atendería en esta administración, confiado en la sensatez y en la visión de un estadista, la del presidente Barack Obama, el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, un presidente por el que guardo una especial deferencia, no solo por pertenecer al partido demócrata, sino además, por ser el presidente que enfrentó con entereza la recesión estadounidense de fines del 2008, asumiendo medidas extraordinarias en materia económica, que pudiendo ser más ambiciosas, han permitido su lenta pero progresiva recuperación. Hoy, EE.UU es otro, con sus grandezas y sus miserias, pero con un futuro diferente y esperanzador, pese a la ciega y torpe oposición republicana que representa el entorno del tea party 2009 al interior del Congreso. Un dato que confirma mi apreciación respecto a la economía estadounidense: Durante el tercer trimestre creció a su mayor ritmo en 11 años y alcanzó una expansión anualizada de 5%. Esta cifra no solo confirma la solidez de su recuperación, sino también la presión sobre la Reserva Federal y la normalización de la política monetaria estadounidense. Como se recuerda, el presidente Barack Obama prometió devolverle a su país la fortaleza perdida en los últimos años como motor económico.

recesionPara sorpresa de la comunidad internacional, incluida la estadounidense y la cubana, el presidente Barack Obama ordenó el pasado miércoles 17 de Diciembre, el restablecimiento de relaciones diplomáticas plenas con Cuba y la apertura de una embajada en La Habana por primera vez en más de 53 años de aislamiento, comprometiéndose a “cortar y desatar las ataduras del pasado” y barrer uno de los últimos vestigios de la llamada “Guerra Fría”. El sorpresivo anuncio se produjo luego de 18 meses de conversaciones secretas que produjeron un intercambio de prisioneros, que fue negociado con la ayuda del Papa Francisco y que concluyó con una llamada telefónica entre el presidente Obama y el presidente Raúl Castro. Este acuerdo histórico rompió un estancamiento en las relaciones bilaterales entre estos dos países divididos por sólo 90 millas de mar. “Vamos a poner fin a un enfoque anticuado que durante décadas no ha logrado avanzar nuestros intereses, y en su lugar vamos a empezar a normalizar las relaciones entre nuestros dos países”, dijo Obama en una declaración televisada desde la Casa Blanca. Con el acuerdo, añadió, “comenzará un nuevo capítulo entre las naciones de las Américas”, más allá de una “política rígida que tiene sus raíces en los acontecimientos que tuvieron lugar antes de que la mayoría de nosotros naciéramos. Al hacerlo, Barack Obama se aventuró en el territorio diplomático donde los últimos 10 presidentes se negaron a ir. Cuba, dijo Obama “ha dependido durante años de los subsidios de la Unión Soviética y luego de los subsidios de Venezuela. Eso no se puede sostener. Y cuando más los cubanos vean lo que es posible, más interesados estarán en un cambio”. “Este cambio podrá ocurrir rápido o podrá ocurrir más lentamente de lo que me gustaría. Pero va a ocurrir”, sentenció Obama. “Todo este cambio de política anunciado hoy, se basa en una ilusión, en una mentira, la mentira y la ilusión de que más comercio y el acceso al dinero y bienes se traducirán en la libertad política para el pueblo cubano”, dijo el senador Marco Rubio, republicano de Florida e hijo de inmigrantes cubanos. “Todo esto, es darle al régimen de Castro, que controla todos los aspectos de la vida cubana, la oportunidad de manipular estos cambios para perpetuarse en el poder.” Al respecto, es oportuno repasar un poco de historia para refrescar mentes. Durante años Cuba fue considerado un satélite de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). Esta subordinación ideológica y de poder de la Cuba de los hermanos Castro hacia la Unión Soviética, generó una situación geopolíticamente inzanjable entre ambas naciones.

sateliteAsí las cosas, el presidente Dwight D. Eisenhower impuso el primer embargo comercial en 1960 y rompió relaciones diplomáticas en enero de 1961, pocas semanas antes de dejar el cargo y siete meses antes de que naciera Barack Obama. Bajo la presidencia de John F. Kennedy, la fracasada operación Cochinos destinada a derrocar a Fidel Castro en abril de 1961 y el enfrentamiento de 13 días sobre los misiles soviéticos instalados en Cuba, al año siguiente, cimentaron su condición de zona cero en la Guerra Fría. Sin embargo, las relaciones se han mantenido congeladas en el tiempo luego de la caída del Muro de Berlín y del colapso de la Unión Soviética, a pesar de que Estados Unidos construyó relaciones con países comunistas como China y Vietnam. Cuba, junto con Irán y Corea del Norte, son países que no tienen vínculos diplomáticos con Washington. Obama había expresado desde hace tiempo la esperanza de transformar las relaciones con Cuba y flexibilizó algunas restricciones de viaje en 2011. Después de ganar la reelección, Obama decidió hacer de Cuba una prioridad para su segundo mandato y autorizó las negociaciones secretas dirigidas por dos emisarios presidenciales, Benjamín J. Rodas y Ricardo Zúñiga, quienes llevaron a cabo nueve reuniones con sus homólogos cubanos desde junio del 2013, la mayor parte en Canadá, país que mantiene vínculos con La Habana. El Papa Francisco alentó las conversaciones dirigiendo misivas a Barack Obama y Raúl Castro. “El trabajo de embajador es una labor de pequeños gestos, de pequeñas cosas, pero que terminan por lograr la paz, acercar los corazones de los pueblos, sembrar la fraternidad”. Teniendo al Vaticano como anfitrión, propuso una reunión en Octubre pasado para finalizar los términos del acuerdo. Ambos presidentes, no han tenido reparos en expresar su público reconocimiento a la gestión personal del Papa Francisco, calificándola de crucial.  Merece destacarse la discreta participación del cardenal Pietro Parolin, secretario del Vaticano y artesano de la exitosa diplomacia del Papa Francisco. Y estando próximos a la designación del ‘Hombre del Año”, mi voto es por el Papa Francisco.

elpapafranciscoUltimados los detalles, el primer contacto de confirmación directa entre los líderes de los dos países, se realizó el martes 16 cuando Barack Obama habló por teléfono con Raúl Castro, para sellar el acuerdo mediante una llamada que duró más de 45 minutos. El miércoles 18, por la mañana, Alan P. Gross salió de una prisión cubana y se embarcó en un avión militar estadounidense con destino Washington acompañado de su esposa Judy. En pleno vuelo, Gross recibió la llamada del presidente Obama “Está de vuelta a donde pertenece, en los Estados Unidos con su familia y su domicilio en Hanukkah”. Horas más tarde, en una conferencia de prensa en Washington, Alan Gross dijo que apoyaba el movimiento de Obama hacia la normalización de las relaciones con Cuba, y agregó que su propio calvario y la injusticia con que los cubanos habían sido tratados, fueron “consecuencia de las políticas beligerantes de los dos gobiernos”. Y mientras esto acontecía del lado cubano, los EE.UU devolvió a los tres espías cubanos presos: Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero que fueron capturados en 1998 y que se habían convertido en una causa célebre para el gobierno de La Habana. Ellos fueron intercambiados por Rolando Sarraff Trujillo, un cubano que había trabajado como agente de inteligencia estadounidense y que había estado en una prisión cubana durante casi 20 años. Según autoridades, Alan P. Gross no era técnicamente parte de la permuta, pero fue puesto en libertad basado en “razones humanitarias”. En simultaneo, desde Cuba, Raúl Castro se dirigía a sus connacionales “Hemos sido capaces de avanzar en la solución de algunos temas de interés común para ambas naciones”, declaró, haciendo hincapié en la liberación de los tres cubanos. “La decisión del presidente Obama merece el respeto y reconocimiento de nuestro pueblo”, oficializando con estas palabras, la reapertura de las relaciones diplomáticas entre EE.UU y Cuba. “Esto de ninguna manera significa que el meollo de la cuestión se haya resuelto”, dijo. “El bloqueo económico, comercial y financiero, que causa enormes daños humanos y económicos a nuestro país, debe cesar.” Sin embargo, agregó, “los progresos realizados en nuestros intercambios demuestra que es posible encontrar soluciones a muchos problemas.” Según una última encuesta realizada por el “New York Times”, casi seis de cada 10 estadounidenses apoyan el restablecimiento de las relaciones bilaterales con Cuba.

liberados

El movimiento de Obama, cuenta con el apoyo de la Iglesia Católica, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, Human Rights Watch y los grandes intereses agrícolas. En esa misma dirección, Obama ha dado instrucciones al secretario de estado, John Kerry, para que inicie el proceso de eliminación de Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo. En paralelo, enviará al secretario de Estado a La Habana el próximo mes, para hablar de migración, y el secretario de Comercio Penny Pritzker, pueda encaminar una misión comercial. La decisión de Obama aliviará las restricciones de viaje para las visitas familiares, espectáculos públicos y actividades profesionales, educativas y religiosas, entre otras cosas, pero el turismo ordinario seguirá siendo prohibido por la ley. La decisión de Obama también permitirá una mayor vinculación bancaria, por lo que es posible el uso de tarjetas de crédito y débito en Cuba. A los viajeros estadounidenses se les permitirá importar hasta US$ 400 dólares en bienes de Cuba, incluyendo hasta US$ 100 en productos de tabaco y alcohol. “Estos 50 años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado”, dijo Obama. “Es hora de un nuevo enfoque.” Añadió que compartía el compromiso con la libertad de Cuba. “La cuestión es cómo mantenemos ese compromiso”, dijo. “No creo que podamos seguir haciendo lo mismo durante más de cinco décadas y esperar un resultado diferente”. Cuba permitirá un mayor acceso a Internet y liberar 53 cubanos identificados como presos políticos por parte de Estados Unidos. Es momento de fijar posiciones, y la mía es, luego de 53 años, estar al lado de quienes la apoyan desde Cuba como desde los EE.UU, por ello, comparto la posición asumida por el presidente Barack Obama y avalada por nuestro sumo pontífice, el Papa Francisco, al igual que comparto la posición de quienes están a favor de esta predica: “Solo habrá paz en Israel y en los territorios palestinos cuando se dé respuesta definitiva a la viabilidad de un Estado Palestino”. Ahora los dejo con la voz del indiscutible, el Señor Louis Armstrong y su interpretación del emblemático “What a wonderfull world”. Enjoy it!!!

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment