Grecia y Angela Merkel: Entre el amor y el odio.

Jul 17, 2015 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca.

Todo estuvo fríamente calculado. La hegemonía de Alemania en Europa, una vez mas prevaleció. Berlín, representado por Angela Merkel se cobró con extrema dureza la afrenta que significó para los 18 miembros de la Eurozona, el referéndum convocado por las autoridades políticas de Grecia. Poco duró la alegría del pueblo griego tras el abrumador triunfo del OXI (No). Wolfgang Schaeuble y Angela Merkel no le perdonaron la intentona insurrecta y le propinaron un castigo implacable, enviando un subliminal mensaje a todos los demás miembros de la Eurozona que tengan el atrevimiento de rebelarse. En especial a quienes conforman la Eurosur: España, Portugal, Italia. Un acuerdo que ha sido calificado de humillante e indignante.”This is a Coup”. Esto se trata de un golpe de estado, lo habría insinuado Paul Krugman, haciendo suya la citada expresión que invadió las redes sociales. “La lista de peticiones del Eurogrupo es una locura. El hastag de moda, This is a Coup, es perfectamente justo. Esto va mas allá de la dureza, es una voluntad de venganza, de destrucción total de la soberanía nacional. Una traición grotesca de todo aquello que el proyecto europeo tenía que defender”. Muchos dirán que Grecia se lo merecía por el escandaloso desmadre de la cosa pública, por maquillar sus finanzas y por el despilfarro en el que incurrieron a propósito de las Olimpiadas y otros generosos beneficios, como los pensionarios. Sin embargo, fue la Comisión Europea la que lo incorporó como miembro de la Eurozona en el 2001, sin una previa evaluación y le facilitó la vida por muchos años, al amparo del Euro. Esta primavera duro lo que tuvo que durar y hoy somos espectadores del dolor que experimenta el pueblo helénico, por tan funestas políticas de gobierno que lo han colocado a punto de colapsar. A propósito, sería oportuno que la Sra. Merkel le diera una lecturita a otra interesante obra de John Maynard Keynes y aprender de este Señor, que supo lo que era predicar con el ejemplo. “Las consecuencias de la Paz”, escrita en 1919 y que fue resultado de su participación como representante del Tesoro de la delegación británica enviada a negociar el Tratado de Versalles, luego de la derrota de Alemania en la 1ra. Guerra Mundial de 1914-18. J.M. Keynes renunció a su cargo para denunciar su desacuerdo con las severísimas condiciones impuestas a los alemanes, argumentando que tales condiciones fruto del espíritu de venganza, serian imposibles de cumplir y conducirían a la ruina económica de Alemania. Una vez más, el tiempo demostró que sus previsiones eran acertadas. Sin embargo, el comportamiento de Ángela Merkel al frente de la Alemania de hoy, para con sus pares de la Eurozona parecieran carecer de memoria, Grecia es una muestra cabal de su desatino.Los periódicos digitales El Pais.com y BBC Mundo.com, han publicado en sus distintas plataformas de información, el paso a paso de los acontecimientos.

oxiSiendo de interés, he extraído lo relevante para contextualizar lo ocurrido. “Estamos listos para iniciar las negociaciones para el rescate. No habrá Grexit”. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, han anunciado al filo de las nueve de la mañana, tras 17 horas de cumbre, un acuerdo con Grecia por unanimidad sobre el tercer rescate. El pacto abre la puerta a que el BCE mantenga la liquidez de emergencia a la banca griega. El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha explicado que Grecia aprobará leyes en las próximas 48 horas, endurecerá sus propuestas en pensiones, mercado laboral y otros asuntos, y finalmente acepta un fondo de privatizaciones, que permitirá recapitalizar los bancos y pagar la deuda. El texto acordado esta mañana por los líderes de la eurozona es implacable con Grecia: comienza constatando “la necesidad crucial de reconstruir la confianza con las autoridades griegas” como requisito para cualquier rescate e impone durísimas condiciones para lograrlo. Entre ellas, una consulta previa con las instituciones europeas para cualquier ley que quiera aprobar Atenas “en áreas relevantes” y la necesidad incluso de revertir legislaciones ya aprobadas desde principios de año, a excepción de las vinculadas “a la crisis humanitaria” que vive el país. Europa no se fía y así lo deja claro en las siete páginas del compromiso rubricado este lunes, con múltiples cautelas para firmar el ansiado rescate. Una de las claves del acuerdo, y de las más difíciles de digerir por parte de Grecia, es el fondo de privatizaciones que ascenderá a 50.000 millones de euros y que ha sido el motivo del retraso en el acuerdo. Incluirá todo tipo de activos, incluidos posiblemente los bancos. “Nada habría sido peor que humillar a Grecia esta noche”, ha dicho el presidente francés, François Hollande. Pero Berlín ha llegado a presionar con una salida de Grecia del euro si no había pacto. Y Atenas se ha visto forzada a aceptar ese fondo de privatizaciones, que nace cargado de polémica: No hay precedentes en Europa, y supone una especie de aval que se exige a Grecia a cambio del tercer rescate. La titularidad del fondo será griega, pero estará supervisado por las instituciones europeas. A cambio de esas formidables concesiones, la canciller Merkel ha asegurado que una vez que Grecia demuestre que cumple lo acordado, habrá reestructuración de deuda: básicamente, una ampliación de los plazos de devolución. “En ningún caso habrá quitas”, ha dicho Merkel ante la prensa europea y tampoco reestructuración de deuda hasta el primer examen del rescate.

merkel hollandeLa canciller Angela Merkel ha asegurado que Grecia “ha mostrado su disponibilidad a acometer recortes y reformas”. “Lo importante ahora es poner en marcha lo acordado rápidamente. Hay que recuperar la confianza y para ello Grecia tiene que hacer suyo el acuerdo”. Alemania ha apuntado que el FMI seguirá a bordo en el tercer rescate griego, y que Atenas se ha comprometido a activar cambios en el sistema de pensiones y el resto de medidas prioritarias. El Eurogrupo dará al mecanismo de rescate la señal para iniciar la negociación del rescate, y varios parlamentos nacionales, incluido el Bundestag, votarán entonces, las condiciones planteadas del Eurogrupo. Una de las principales peticiones del gobierno griego de Alexis Tsipras, era establecer una reestructuración de la deuda y un alivio de la misma. Una de las líneas rojas de Angela Merkel era que no hubiese una quita de la deuda. Lo que equivale a decir, a que no habrá reducción de la deuda, ni un solo euro. Con tan pesada mochila, Alexis Tsipras emprendió el viaje de regreso a Atenas, con un solo objetivo en la mente, obtener del parlamento griego la aprobación del rescate en tan solo 48 horas, plazo improrrogable otorgado por Bruselas, para la respuesta helénica. El paquete legal, cuya aprobación la eurozona ha puesto como condición a Grecia para negociar el tercer rescate llega esta noche al Parlamento de Atenas dividido en dos artículos. El primero es la ratificación del texto aprobado el lunes en la cumbre de Bruselas, en el que se establecen las condiciones para iniciar las negociaciones. El segundo incluye cambios y subidas en el régimen del IVA, nuevas medidas tributarias, el fortalecimiento del tratamiento penal de la evasión fiscal, reformas en las pensiones y la Seguridad Social, la garantía de la independencia de la oficina de estadísticas griega, así como la creación de una autoridad fiscal que vigilará que no haya desvíos en los objetivos fiscales marcados. La mayor dificultad que tendría que afrontar Tsipras no provendría precisamente del parlamento, sino de su partido político, Syriza. Muchos en la facción mayoritaria de Tsipras ven inevitable no ya la ruptura del partido, sino la convocatoria casi inmediata de elecciones. “Este Gobierno no tenía opciones, porque no ha sido un proceso de negociaciones sino de humillación”, explica el historiador y votante Ángelos Vlacos. “La de Tsipras fue una decisión dramática que hará madurar de forma dolorosa al partido.

tsiprasCon su responsabilidad, ha ganado preponderancia moral, aunque tengo claro que habrá elecciones en unos meses. Syriza no va a ser el mismo partido después de hoy, pero si la convicción y la responsabilidad de Tsipras convencen a los ciudadanos, el partido podrá desligarse de sus elementos más radicales e ideológicos —que tal vez creen su propio partido—, y arrastrar a mucha gente que cree, como buena parte de la oposición, que Tsipras es el único capaz hoy de sacar esto adelante”. Horas después de que Tsipras admitiese en una entrevista televisiva que no había más opciones que este “mal acuerdo” o una salida desordenada del euro, y en medio de un ambiente crispado por huelgas y manifestaciones, que desembocaron en incidentes entre manifestantes y policía, los comités parlamentarios correspondientes dieron luz verde al texto, que fue trasladado al pleno, donde en un acalorado debate salieron adelante las medidas exigidas por los socios para negociar un nuevo rescate gracias al apoyo de los tres partidos de la oposición proeuropea (conservadores, socialistas y liberales). Estos, no obstante, no ahorraron críticas al Gobierno durante la sesión. Panos Kamenos, líder del partido que forma la coalición con Tsipras, hizo un llamamiento a apoyar el Ejecutivo: “Si cae el Gobierno, no habrá esperanza para Grecia, no habrá esperanza para Europa”. Finalmente, luego de un acalorado debate, el parlamento griego decidió aprobar el acuerdo para negociar un tercer rescate. 229 votos a favor, gracias a la mayoría parlamentaria del partido Syriza, a su socio de gobierno y a tres partidos de la oposición, y 64 en contra, 32 de sus propias filas, entre ellos, el de Yanis Varoufakis, el carismático ex ministro de Economía y finanzas y radical opositor por el NO, y seis abstenciones, también de Syriza. Tsipras volvió a defender un acuerdo “malo” pero inevitable. Durante cinco años Grecia ha soportado las más severas medidas de austeridad que le fueron impuestas por Alemania, la Comisión Europea y la Troika, sin lograr sus objetivos. Hoy, Grecia obtuvo un despiadado tercer acuerdo con durísimas medidas de austeridad, peor a las anteriores, que le dan oxigeno al Eurogrupo, pero que terminan por asfixiar a Grecia. Hoy, el Eurogrupo, todavía permanece en cuidados intensivos y con escasas posibilidades de sobrevivir, de no mediar una quita importante de la deuda haciéndola pagable, refinanciando los plazos y vigilando sin desmedro de su soberanía, la aplicación de reformas estructurales en Grecia. Otra medida audaz, seria la aplicación de otro Plan Marshall (Programa de Reconstrucción Europeo). Si funcionó con éxito en los 47, podría ahora funcionar para los Eurosur, empezando por Grecia. Mientras algunos pensamos que la salida debiera contener un componente político, además del económico, la férrea posición alemana y sus aliados del Euronorte liderados por Angela Merkel, solo desean una única salida económica y punto. Austeridad sí, pero con crecimiento incluido. Lo inexorable del tiempo nos dará la respuesta. Ahora los dejo con Jazeboo, su piano y su Smooth Jazz, interpretando el tema “Acapulco”. Disfrútenlo!!

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment