Mercados bursátiles: Y donde están los responsables de la crisis subprime 2008?

Sep 1, 2015 by

Por : José “Phepe” Giraldo Abarca.

Fannie Mae y Freddy Mac, las dos más grandes empresas estadounidenses dedicadas a los negocios inmobiliarios, juntas, en sus mejores momentos, alcanzaron a garantizar US$ 5.2 billones en créditos hipotecarios. El 7 de Junio del 2008 el estado norteamericano decidió intervenirlas como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria provocado por el otorgamiento de préstamos de alto riesgo (CREDITOS SUBPRIME) a personas con un pobre historial crediticio o sin ingresos fijos. Luego, el 15 de Setiembre del 2008 el emblemático Banco de Inversiones de los EE.UU Lehman Brothers decidió acoger su holding al capítulo 11 del código de bancarrotas tras 158 años de actividades, debido a sus riesgosas inversiones en activos, con un pasivo de 613.000 millones de dólares y unos activos teóricamente valorados en 639.000 millones de dólares (pero cuyo valor de liquidación puede resultar mucho menor) se convirtió en la mayor de la historia, seis veces superior a la de Worldcom en 2002 y 10 veces mayor que la de Enron en 2001 y al requerimiento de Henry Paulson (Secretario del Tesoro durante la administración Bush) de una solución que no implicase la intervención financiera del estado y a la carencia de un eficaz sistema de regulación y vigilancia bancaria que alertara sobre su precaria situación. Durante ese lapso y posteriormente, se desencadenarían una serie de sucesos a nivel mundial vinculados con la Economía, los cuales como fichas de dominó, fueron desplomándose uno tras otros. Estábamos en recesión y había que detenerla a cualquier costo.

hundidosEs en este contexto, donde cobraron nuevamente vigencia los postulados de John Maynard Keynes expuestos en su magistral obra “Teoría General del empleo, el interés y el dinero” escrita en 1936. Y fuimos los contribuyentes los que acudimos al rescate de Wall Street. El monto del plan de estimulo económico autorizado por la administración Obama ascendió a la astronómica suma US$ 787,000 millones de dólares, empujados ante el evidente temor de una segunda Gran Depresión (1929). ¿Qué fue lo que paso? ¿Qué sucedió para que la primera economía del mundo llegara a esos extremos? Para sintetizar, la falta de un adecuado sistema de control a los mercados financieros que permitiese alertar sobre el efecto perturbador que ocasiona en la economía real y del trabajo, las altamente riesgosas maniobras especulativas: bonos, mercados emergentes, commodities, derivatives, hedge fund, securitisation, propiedades inmobiliarias, etc, etc. A la fecha, EE.UU. ha permitido el quiebre aproximado de 119 bancos comerciales e instituciones de ahorros y préstamos, donde los peces gordos con dinero del rescate fiscal se comieron a los pequeños bajo la modalidad de conversiones y/o fusiones, consolidando al sistema bancario/financiero y haciendo mucho más efectiva la concentración de activos entre un puñado de instituciones. Ahora, son los gigantes y cuatro los megabancos que controlan el 46% de los activos y el 42% de los depósitos en el sistema bancario de los EE.UU. Ellos son: Bank of América=US$ 2,256 billones, J.P.Morgan Chase=US$ 2,027 billones, Citigroup=US$ 1,849 billones y Wells Fargo Bank con US$ 1,284 billones. Lo que sorprende, es que después de Diciembre del 2007 (fecha del inicio oficial de la recesión) y cuando se preveía un holocausto sistémico debido a su comprobada fragilidad, hoy, se enciendan luces de bengala y fuegos artificiales ante las débiles señales de recuperación. Y es ahora cuando surgen mayores temores. Al igual, con el precio del crédito tan barato (tasa de interés entre 0% y 0.25%) los valores de activos a la baja por efectos de la misma crisis, el contumaz comportamiento de los mercados financieros que continúan con sus apuestas de casino, y la desregulación del sistema financiero, es que cobran legítima preocupación, la alerta de quienes advierten que estamos frente a los ingredientes de una nueva burbuja, pero con erosión en otras latitudes.

que hicieronEsos fueron los términos en que me expresé en un artículo de opinión “Mercados Financieros: Danza de lobos” de fecha 24 de Agosto del 2010. Y dije además, que la administración Obama, debía, una vez superada la crisis, sancionar a los responsables de ocasionar la crisis económica financiera de mediados del 2007, así como también efectuar las regulaciones necesarias en los mercados bursátiles, pese a que Timothy Geithner (actual Secretario del Tesoro) es un ex funcionario del Citigroup, Robert Rubin (actual asesor de Obama) siendo secretario del Tesoro durante la administración de Clinton, derogó con la aprobación del Congreso (1,999) la ley impulsada por los Senadores Carter Glass y Henry Steagall que prohibía a los banqueros acceder a los mercados bursátiles, agréguese al controversial Lawrence Summers director del Consejo Nacional Económico quien se desempeño como ministro de finanzas y aportó con su granito de arena para la derogatoria de la ley Glass-Steagall. Las finanzas de casino se han catapultado a un espacio sin límites y están en su mayor auge. Los megabancos cuando apuestan y ganan, se retiran con las ganancias distribuyéndolas entre sus ejecutivos, y si fracasan, como sucedió en el pasado cercano, son los contribuyentes los que pagan la apuesta, ya que existe la percepción popularizada y no negada de que el gobierno federal impedirá el quiebre del megabanco. Siendo así, ¿Por qué se les debería permitir continuar asumiendo riesgos y que nosotros los contribuyentes financiemos sus pérdidas? Ahora que los otrora bancos vía estimulo fiscal se han convertido en megabancos ¿puede alguien imaginar que el estado no acuda a su rescate en caso de incurrir nuevamente en otra burbuja y/o finanzas de casino? La respuesta es obvia, y el costo sería el de una generación perdida. Han transcurrido siete años de ocurrida la crisis subprime y nuevamente el sistema financiero mundial es seriamente afectado por las llamadas Finanzas de casino en los mercados bursátiles. Hoy le tocó a China con réplica en otros países. Preguntémonos. Es esta una nueva turbulencia?. Tendrá las mismas raíces estadounidenses o será otra diferente?. Será pasajera o prolongada?. Y ya para terminar, es bueno recordar que la administración del presidente Barack Obama, transcurridos seis años de gobierno, continua en deuda con los contribuyentes estadounidenses, al no haber logrado sancionar a los responsables de ocasionar la crisis subprime de mediados del 2007 y no aprobar las medidas regulatorias que limiten las altamente riesgosas maniobras especulativas,

comparecinetespese haber creado un nueva autoridad reguladora del mercado financiero (FINRA), así como el de una agencia encargada de supervisar la estabilidad del sistema, conformada por el Tesoro, la Reserva Federal (Fed), el regulador del mercado de valores (SEC) y el Fondo de Garantías de Depósitos (FDIC). Que pasó? Será que el Congreso en manos del partido republicano, se opuso? El tiempo y el comportamiento del mercado de valores (Wall Street), nos darán la respuesta. Sin embargo, hay otro tema que no debe escapar en la discusión, la participación de las agencias de calificaciones de riesgo. Tres son las más conocidas: Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch, que son las encargadas de proporcionar el rating, que es una nota o calificación de la solvencia que tiene una empresa, un país, instituciones públicas, emisiones de deuda, estructurados o fondos para hacer frente a sus obligaciones de pago. Una degradación del rating suele suponer una disminución de la confianza de los inversores y, por tanto, se traduce en un incremento de los costos financieros: es decir, aumentará tanto la rentabilidad que exige el mercado para colocar una emisión de deuda como el interés a pagar en el caso de solicitar un crédito. Ahora bien, cabe preguntarse. Son fiables las calificadoras de riesgo? Son muchas las voces de los analistas que culpan a las calificadoras de riesgo en el estallido de la Crisis Subprime del 2008, ya que había cientosl de empresas financieras con la máxima calificación, las cuales estaban repletas de activos tóxicos. Un ejemplo es Lehman Brothers, que el mismo día de su quiebra tenía en su poder la mejor nota. Ahora los dejo con la romántica voz de Michael Bublé y uno de sus innumerables éxitos, sino acaso el mejor, “Home”. A propósito, es bueno precisar que soy un declarado admirador de este notable intérprete musical. Enjoy it!!

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment