El Papa Francisco en los EE.UU: Supo poner el martillo en la cabeza del clavo.

Oct 3, 2015 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca.

El 17 de Mayo del 2013, escribí un artículo de opinión “La Iglesia encontró un líder. Y el mundo político??. Han transcurrido dos años y cuatro meses y aun continuamos en la búsqueda de ese líder para el mundo político. Lo reitero y lo enfatizo, si hay alguien a quien reconozco su condición de líder en el mundo, ese es, el Papa Francisco. No cesaré en decirlo y pregonarlo, porque gracias a él he retomado mi acercamiento a la Iglesia. Nada lo oculta, todo lo transparenta. El hombre que nos ha hecho virar la cabeza hacia otros mundos. El mundo de los niños, el de los jóvenes, el de los adultos olvidados, el de la pobreza y de las desigualdades y el amor hacia el prójimo, el de los marginados, el de la bondad y del entendimiento y comprensión hacia los que menos tienen. Un Papa que con entereza desnuda las flaquezas, hablándonos de una verdad acallada por la Iglesia, donde hay mucho por corregir y que ya se empezó. El viernes 25 de Setiembre del 2105, el New York Times publicó un extenso artículo comentando la visita del Papa Francisco a los EE.UU, en los distintos escenarios que visitó. Por su trascendencia para el mundo católico, he traducido con apoyo de Google, lo principal de su visita. “El Papa Francisco, el líder espiritual de los 1.2 millones de católicos, el jueves 24, desafió al Congreso, y por extensión, a la nación más poderosa del mundo, para salir de su ciclo de parálisis y utilizar su poder para curar las “heridas abiertas” de un planeta desgarrado por el odio, la codicia, la pobreza y la contaminación. “Nuestros esfuerzos deben apuntar a restaurar la esperanza, corregir los errores, el mantenimiento de los compromisos, promoviendo así el bienestar de los individuos y de los pueblos”, dijo, a una reunión conjunta del Congreso citando a iconos americanos como Abraham Lincoln y el Rev. Martin Luther King Jr.

reformador“Debemos avanzar juntos, como uno solo, en un renovado espíritu de fraternidad y solidaridad, cooperando generosamente por el bien común.” Son algunos de los aspectos más destacados de lo expresado por el Papa Francisco al Congreso de los Estados Unidos, donde hizo un llamado para “el diálogo, la compasión y la responsabilidad social compartida”. Ofreció una cerrada y apasionada defensa de la inmigración, los instó para la aprobación de la legislación ambiental, una condena al comercio de armas y una petición para abolir la pena de muerte. Como resultado, los demócratas lo aplaudieron y obtuvo ovaciones de pie con mayor frecuencia que la otorgada para un Jefe de Estado. Después, los grupos liberales se envolvieron en el resplandor de la palabra de Francisco reivindicando el impulso para sus iniciativas, mientras que los republicanos se centraron en gran medida en la majestuosidad del evento y restaron importancia a las implicaciones políticas. Después, pasó a su español nativo cuando apareció en el balcón del Capitolio, utilizando el altavoz para saludar y compartir una oración con decenas de miles de personas que se habían reunido para ver su discurso en los televisores gigantes. “Les pido a todos, por favor, para orar por mí”, dijo Francisco a través de un intérprete, “y si hay entre vosotros alguno que no creen o no pueden rezar, les pido que por favor nos envíen buenos deseos”. Concluyó, en Inglés, con una frase que nadie tenía problemas para discernir: “Dios bendiga a los Estados Unidos” Concluyendo su visita a Washington antes de volar a Nueva York, el Papa visitó la Iglesia de San Patricio, a poca distancia del Capitolio, para hacer frente a la difícil situación de las personas sin hogar. “No podemos encontrar ninguna justificación social o moral, por la falta de vivienda”, dijo Francisco. “Sabemos que Jesús quiso mostrar su solidaridad con todas las personas”. “Él se metió en una multitud de hombres y mujeres en su mayoría sin hogar, incluyendo criminales, enfermos mentales y las víctimas de la violencia y las sustancias nocivas”. Se detuvo para poner su mano sobre la cabeza de los niños que se habían mantenido en silencio durante horas de espera, con los libros especiales para colorear al Papa. Con su discurso ante los legisladores, el Papa Francisco se convirtió en el primer Papa en abordar una reunión conjunta del Congreso, un hito en el camino de la Iglesia católica en los Estados Unidos, y generó un enorme interés. Los legisladores, asistentes e invitados quienes colmaron en un hecho histórico, las instalaciones de la Cámara de Representantes. Sentado detrás de Francisco, se ubicaron el vicepresidente Joseph R. Biden Jr. y el Speaker of the house de la Cámara de Representantes, John A. Boehner, ambos católicos. Flanqueando el pasillo en la parte delantera, estaban el secretario de Estado John Kerry y el Presidente del Tribunal Supremo John G. Roberts Jr., y no muy lejos, detrás de ellos, estaba Nancy Pelosi, líder demócrata de la Cámara de representantes, todos católicos. El Papa Francisco, quien habló con el Sr. Kerry en la Casa Blanca el miércoles, se detuvo para darle la mano al Sr. John Boehner, quien lloró emocionado, repetidas veces. Esta conmovedora escena fue captada por la Televisión. Francisco, es sin duda un hombre religioso, pero claramente es más un humanista, lo que la ideología conservadora prefiere. También estuvieron presentes otros miembros del gabinete, tres jueces asociados del Tribunal Supremo, una media docena de candidatos presidenciales, un par de generales de cuatro estrellas y un puñado de obispos, sacerdotes y monjas. Los legisladores rompieron fotografías con teléfonos inteligentes e interrumpieron su discurso, un aproximado de 30 veces con aplausos. “Nosotros, los pueblos de este continente, no tienen miedo de los extranjeros, porque la mayoría de nosotros fuimos extranjeros alguna vez”, dijo Francisco. “Digo esto para usted como hijo de inmigrantes, a sabiendas de que muchos de ustedes también son descendientes de inmigrantes.” Este hombre es un seguro carpintero. Él sabe cómo poner el martillo directamente sobre la cabeza de un clavo. “En este continente”, continuó, “miles de personas se aventuraron a viajar al norte en busca de una vida mejor para ellos y para sus seres queridos, en busca de mayores oportunidades. No es eso acaso lo que queremos para nuestros hijos?? No debemos ser sorprendidos por sus números, sino verlos como personas, al ver sus rostros y escuchar sus historias, tratando de responder lo mejor que podemos para su situación.

boehnerFrancisco hizo una convocatoria de la abolición de la pena de muerte. “Toda vida es sagrada, todo ser humano está dotado de una dignidad inalienable, y la sociedad sólo puede beneficiarse de la rehabilitación de los condenados por delitos”. Habló de poner fin al comercio de armas. “¿Por qué se venden armas mortales a los que planean infligir un sufrimiento indecible en los individuos y la sociedad?”, preguntó. “Lamentablemente, la respuesta, como todos sabemos, es simplemente por dinero, dinero que se encuentra empapado en sangre, a menudo de sangre inocente.” “No puedo ocultar mi preocupación por la familia, que está amenazada quizás como nunca antes, desde dentro y desde fuera”, dijo. “Las relaciones fundamentales están siendo cuestionadas, como es la base misma del matrimonio y de la familia. Sólo puedo reiterar la importancia y, sobre todo, la riqueza y la belleza de la vida familiar. No hace mucho tiempo, la perspectiva de la cabeza de la Iglesia Católica frente al Congreso habría sido impensable. Los católicos en la política eran una fuente de sospecha y un objeto de calumnias por generaciones. Hoy en día, el péndulo se ha movido, ha oscilado. Casi uno de cada tres miembros del Congreso a los que Francisco se dirigió, son católicos. Además de citar a Abraham Lincoln y Martin Luther King, el Papa Francisco mencionó con honores a dos católicos estadounidenses: Dorothy Day, que fundó el movimiento del Trabajador Católico, y Thomas Merton, un monje trapense que promovió el entendimiento interreligioso. Ambos vivieron vidas radicalmente simples, cerca de los pobres y rechazar la ambición, símbolos del modelo Francisco de humildad y devoción. “Una nación puede considerarse muy bien”, concluyó, “cuando se defiende la libertad como lo hizo Lincoln, cuando se fomenta una cultura que permite a las personas soñar con plenos derechos para todos sus hermanos y hermanas como lo propuso el Rev. Martin Luther King, o cuando se esfuerza por la justicia y la causa de los oprimidos, como lo hizo Dorothy Day, por su incansable trabajo, fruto de una fe que se convierte en el diálogo y la paz en el estilo contemplativo de Thomas Merton. “El futuro nos exige decisiones críticas y globales para enfrentar los conflictos en todo el mundo”, dijo Francisco a líderes mundiales en la Asamblea General. Para mi sorpresa, estos han sido los términos utilizados por la prensa estadounidense, para graficar lo que fue la visita del Papa Francisco a los EE.UU. Para nosotros los latinos, fue motivo de un inmenso orgullo el sentirnos reivindicados, al escuchar al Papa Francisco hablar de inmigración en el seno del Congreso estadounidense, entre aplausos, y observar además, el rostro del líder republicano de la Cámara de representantes, John A. Boehner, católico por definición y un abierto opositor a la reforma migratoria, llorando conmovido ante las palabras del Papa Francisco, lo que nos dice, sin lugar a dudas, que el mensaje del Papa, caló en lo profundo. Horas después, John A. Bohner anunció su renuncia a su puesto en el Congreso, para fines de Octubre. Ahora los dejo con Gregg Karukas, un excepcional pianista cultor del Smooth Jazz, quien frecuentemente acompaña a Peter White en sus presentaciones. Esta vez, juntos, interpretan “Belive deep into you” que traducido al castellano dice: “Creer profundamente en ti”. Enjoy it!!.

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment