Elecciones Perú, segunda vuelta: Yo, si tengo memoria.

Apr 23, 2016 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca.

Muy al margen de las encuestas de segunda vuelta, publicadas por Ipsos (PPK: 44% y Keiko:40%), CPI (Keiko: 43.6 % y PPK: 41.5 %) y Datum ( PPK: 41.4% y Keiko: 40.4%), nada está dicho, si acaso una ligera, pero insinuante tendencia a favor del candidato Pedro Pablo Kucynski. Reconozco, que en esta etapa del proceso electoral, mi opinión carece de imparcialidad, porque estará influenciada por mi abierta y publica posición respecto a la candidatura de la Sra. Keiko Fujimori. Admito, sin embargo, que durante el rocoso camino de la primera vuelta, me deje sorprender por algunos comentarios de la Sra. Keiko, pero esta efímera ilusión se esfumó, una vez se supo el resultado de las elecciones congresales que le daban al partido Fuerza Popular, una sólida mayoría con 71 curules. Estas declaraciones no tendrían mayor significado en otras voces, pero es el caso, que fueron pronunciadas por conspicuos miembros de FP, integrantes del nuevo Congreso. Caso 1.- Cecilia Chacón fue la número 1 en la lista de Fuerza Popular para Lima y obtuvo más de 150 mil votos. En el programa Plan B con Beto Ortiz, expresó lo siguiente, “Estamos seguros que vamos a comprobar y demostrar que el juicio y la sentencia que se dio a Fujimori no solamente es injusta, sino que no está de acuerdo a ley y tiene que ser declarada nula, Alberto Fujimori, tiene que salir por la puerta grande”. En RPP Noticias, José Chlimper, candidato a la vicepresidencia por FP, calificó como “poco feliz”, el comentario de la parlamentaria. Caso 2.- Francisco Petrozzi, un destacado tenor y flamante congresista por el partido FP, dijo lo siguiente en un mitin de celebración: “¡Somos una mayoría inmensa. Y en el Congreso, la mayoría necesaria para que todas las leyes que se hagan en favor de los pobres del Perú, corran como por un tubo!”. Caso 3.- Es aquí, donde surge la mayor preocupación y temor. Las poco felices intervenciones de los fujimoristas (casos 1 y 2), obligaron a la cúpula dirigencial del FP, a nombrar una vocera oficial. La única voz autorizada de FP.  La designada fue Patricia Robinson, máster en comunicación política y marketing electoral, una profesional con grandes pergaminos, quien tuvo un poco feliz estreno. En una entrevista en Canal N defendió a Keiko Fujimori con el argumento de que su candidata tuvo “una niñez prolongada” y que su experiencia como primera dama “no fue relevante”. Cuando se le preguntó sobre  Keiko Fujimori en el gobierno de Alberto Fujimori, respondió:”Estamos hablando de las políticas públicas. Los funcionarios públicos son los encargados de ejecutarlas. Yo no sé cuál es la relación que ella haya tenido con el padre, pero no creo que vaya a interferir en los asuntos del Estado. “De hecho que no, era una niña de 19..20 años”. Como diría Condorito “Que alguien me explique, esta explicación” o como diría mi abuelita “Fue peor el remedio que la enfermedad”. Estas tres declaraciones, nos condujeron inexorablemente al llamado “túnel del tiempo” rebobinando escenas de un pasado congreso mayoritariamente genuflexo, ante el poder fujimontesinista. Señor lector, lamentablemente, Yo, si tengo memoria.

asesoraJorge L. Daly, profesor de la Universidad Centrum- La Católica de Lima, escribió el 18 de abril, un apasionado artículo de opinión sobre el futuro de la segunda vuelta, que nos recuerda un pasado ignominioso, irrepetible para un Perú distinto que recuperó su democracia y su dignidad mancillada. “En 1990 Alberto Fujimori heredó un país asediado por el terrorismo y azotado por una espantosa crisis económica. En 2001 se fugó del país y lo dejó sumido en la ruina moral. A un breve gobierno de transición le tocó la tarea de remover los escombros dejados por el metódico expolio del erario público, el atropello a los derechos humanos, la compra de conciencias, de medios, fuerzas armadas, ministros de estado, jueces, políticos, empresarios prominentes. La lista es larga. Un cuarto de siglo después, 40% de los votantes peruanos han encumbrado a su hija y la han ungido favorita para ganar la segunda vuelta en la primera semana de junio. Su balotaje duplicó el obtenido por su contrincante en segunda vuelta. Pedro-Pablo Kuczynski es un destacado y competente profesional que desde hace medio siglo ha alternado la gestión en el sector público con los negocios internacionales. Su problema es que no despierta igual fervor y que siempre ha sido la segunda, tercera o cuarta opción para un electorado indeciso casi hasta el final. Otro problema es que en 2011 apoyó a Keiko Fujimori en la segunda vuelta contra el Presidente Humala. ¿Qué hacer entonces para hacer un claro deslinde de su contendiente? ¿Cómo despertar el entusiasmo de los que repudian el fujimorismo? Si no es el manejo económico del país, ¿qué es entonces lo que está en juego? La verdad es que mucho: una victoria de Fujimori hija posibilitaría la reivindicación política y moral de un hombre que nunca ha revelado genuino arrepentimiento por las atrocidades perpetradas por su gobierno, y que con su huida claudicó responsabilidades de un modo imaginable solamente en los sinvergüenzas y delincuentes más avezados. Si Ud. juzga que esta deshonra no lo descalifica, comulgue con los familiares de las numerosas víctimas, preste atención a los que repudian las tropelías y deplorables “vivezas” de las que públicamente se ufanó, comprenda y respete a los que creen y sienten que la dignidad de una nación sí importa. La reaparición en escena de un incontrito dictador con una reputación maquillada sería un golpe muy duro para todos ellos. También para cualquiera que se entregue a la reflexión profunda. Con todo, el golpe mayor sería para la nación entera. La victoria del fujimorismo significaría un retroceso terrible porque sellaría la triste realidad de que el Perú no ha dado vuelta a una de las páginas más dolorosas de su historia, de que aquí no pasó nada, de que el país no ha alcanzado una madurez cívica capaz de repudiar lo impermisible y sentir el oprobio que despierta al clamor del “basta, hasta aquí nomás.”. Craso error de los que piensan que, ante la certeza de que el modelo económico está a salvo, el comportamiento ético poco importa en el desarrollo de un país. Las naciones, como las personas, pueden, con esfuerzo, recuperarse de los desastres materiales. Pero lo que las destaca frente al juicio inapelable de la historia, lo que las hace verdaderamente grandes, es la superación de la ruina moral. Lo que está en juego entonces es si el Perú está a la altura de estas difíciles circunstancias, si cuenta con una mayoría que va a negar una segunda oportunidad a un movimiento político que, hasta hoy, nunca ha revelado ni intención ni capacidad de tomar conciencia por el profundo daño que cometió. De cierto modo, es una bendición que el modelo económico no sea materia central de debate. Porque si no lo es, otros temas, por necesidad, lo serán. Entre ellos, ojalá Kuczynski fuerce y ponga sobre el tapete, por ejemplo, el respeto a la dignidad de las personas y de una nación entera. Ojalá repare que su mejor carta es despertar conciencias. Que no se olvide entonces de lo que en una oportunidad le dijo a un periodista: “yo nunca le he robado al Perú.” Y que lo repita hasta el cansancio”. Señor lector: Jorge L. Daly, persona a quien no conozco, también tiene memoria, como muchos en el Perú. Ahora, permítanme efectuar un paréntesis a lo habitual de insertar musicales, para invitarlos a disfrutar de  siete hilarantes minutos de relajo extremo con el genial Carlos Alcántara y una secuencia de su jocoso “stand up comedy”, “Asu mare”. Como sacar bailar a una flaca. Disfrútenlo!!.

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment