Debates 2 y 3 entre Hillary Clinton y Donald Trump.

Oct 27, 2016 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca

Lo que vi y escuché en el segundo debate entre los dos aspirantes a la Casa Blanca, me defraudó, al extremo que decidí no hacer comentarios por la pobreza exhibida. Dos candidatos enfrentados en una pelea sin tregua, donde abundaron los agravios y los insultos, como cuando Donald Trump le dijo que si es elegido presidente nombraría un fiscal especial, amenazando con llevarla a la cárcel por el escándalo del uso de su correo electrónico privado.  Lo previo, la difusión de una grabación que data del 2005 y que muestra a Donald Trump realizando comentarios lascivos y sexualmente agresivos sobre las mujeres, parecían lapidarlo, sin embargo, supo resistir el embate: “No estoy orgullosos de ello, pido perdón a mi familia, me disculpo con el pueblo estadounidense. No estoy orgulloso de los dicho, pero es una charla de vestuario”, para luego atacar de modo furibundo a Bill Clinton, de quien dijo: “Lo que ha hecho a las mujeres, nunca ha habido nadie en la historia política de los EE.UU que haya sido tan abusivo con las mujeres”, para terminar diciendo que Hillary Clinton “atacó a esas mismas mujeres y las atacó brutalmente”, pero una vez más, no pudo mostrar ninguna prueba que apoyara su afirmación. Hillary aprovecho la difusión del video, para hundirle el dedo en la herida: “Lo que todos vieron y oyeron, fue a Donald hablando de las mujeres, lo que piensa de las mujeres, lo que hace a las mujeres”. “Esto es lo que es Donald Trump”. Un momento flaco de Hillary, fue la referencia a Abraham Lincoln, que en honor a la verdad, no la entendí, de lo que sacó provecho Trump, para decirle: “Ella mintió y ahora esta culpando de la mentira al gran Abraham Linclon”. Ante la insistencia del moderador, Trump admitió haber evadido pagar impuestos federales tras declarar 916 millones de dólares en pérdidas en 1995. “Claro que lo hago, claro que lo hago”, sentenció.

escandalo

En otro momento, Donald Trump apremiado por las preguntas sobre política exterior, terminó por desautorizar a Mike Pence, su candidato a la vicepresidencia (quien criticó el accionar de Rusia sobre Siria), afirmando que Moscú está teniendo un mejor desempeño que Washington en el conflicto sirio y en la lucha contra el Estado Islámico, reconociendo no haber hablado con Pence sobre este tema. A su turno, Clinton replicó, denunciando la situación catastrófica que vive Siria “Debemos trabajar con nuestros aliados internacionales y sobre el terreno”. Cabe mencionar, que en los últimos días,  sesenta congresistas y gobernadores republicanos se han sumado a las lista de personalidades que le han retirado su respaldo. Así, con más pena que gloria, culminó este debate que no aportó ideas ni planes de gobierno, pero que en resumen, fue ganado por Hillary Clinton con el 57% sobre el 34% obtenido por Donald Trump, según la encuesta realizada por CNN/ORC.  El tercer y último debate se llevó a cabo el 19 de Octubre en la Universidad de Nevada, en las Vegas. El moderador fue el presentador de noticias de Fox, Chris Wallace. Los temas escogidos fueron sobre Inmigración, Economía, Corte Suprema, y otros como la segunda enmienda y el uso de armas, aborto, nafta, impuestos etc. Esta vez la discusión fue algo menos grotesca que la anterior, pero las puyas no dejaron de faltar. Aun cuando la tendencia se muestra claramente a favor de Clinton, lo de Trump no es nada despreciable. Cuando muchos lo consideraban un cadáver al lado de Clinton, su arrojo y desenfado le han permitido mantener unidas a su huestes, fieles a su lado. Hubo desbande pero no del tamaño como se pronosticaba. Su ultima temeraria declaración fue decir, días antes del tercer debate que las elecciones del 8 de Noviembre estarían “amañadas” en favor de Clinton. Mientras nos preparábamos para comentar las respuestas de ambos candidatos sobre los temas agendados, una infeliz declaración de Donald Trump,  acalló tal propósito. Ante la pregunta formulada por Cris Wallace, si iba a reconocer los resultados de las elecciones, su respuesta pasmó al televidente “aceptaré totalmente los resultados de esta gran e histórica elección presidencial…..si gano”. Negarle al pueblo estadounidense, su compromiso con la regla básica del juego democrático y del que es adalid en el  mundo, siembra dudas sobre si lo que dijo era una broma, un chiste de mal gusto o si verdaderamente lo piensa hacer. Lo explicable de lo inexplicable, es que Donald Trump, no puede ni debe ser, el presidente de los estadounidenses. EE.UU no se lo merece.  Ahora los dejo con el talento del desaparecido pero genial director musical, Bebu Silvetti y un clásico de todos los tiempos. “Lluvia de primavera” Disfrútenlo!!.

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment