Las Bambas: Cuidemos nuestra minita de oro.

Apr 5, 2019 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca.

Este es un tema sobre el que deseo pronunciarme habida cuenta que por asuntos laborales lo conozco una poca. En las veces en que he sido solicitado opinar, siempre he abogado por mantener abierto y con las restricciones de rigor, un permanente diálogo con las comunidades y sus dirigentes, porque finalmente ellos, son los que viven allí por generaciones, tienen la posición, y en la inmensa mayoría de veces la propiedad legal de los terrenos o tierras sobre los que se levanta la mina.  En el caso de la minera “Las Bambas”, el tema tiene una mayor relevancia, porque a diferencia de “Conga” y “Tía María”, la comunidad de Fuerabamba ubicada en el distrito de Challhuahuacho, provincias de Grau y Cotabambas del Departamento y/o región  de Apurímac, han declarado a los cuatro vientos y en todos los idiomas: Nosotros no somos anti mineros, y eso hay que saberlo valorar en su exacta dimensión. Son nuestra minita de oro. Un poco de memoria no nos haría mal: Lo extractivo, tanto petróleo como minero, nos han pasado factura con muchas muertes en el haber: En Bagua (Amazonas) fuimos impactados con alrededor de 35, en Conga (Cajamarca) fueron 5, en Tía María (Arequipa) 4,  sin dejar de mencionar Las Bambas, que a la fecha registra 4. Preguntémonos: Queremos seguir sumando??. Qué hacer entonces?? Revaluar lo planteado??. Que tan certeros están el empresariado y el Estado en su relación con las comunidades, y puntualmente, con el manejo de la presente situación??. Es la forma cómo trata el Ejecutivo, la respuesta adecuada al conflicto o por el contrario, debemos replantear el cómo??. Me temo que si persistimos con la óptica del premier Salvador Del Solar y del flamante presidente de la Sociedad de Minería, petróleo y energía, Manuel Fumagalli Drago: “Todo el hilo conduce a los señores Chávez Sotelo (..) Han influenciado a la dirigencia de la comunidad con un comportamiento extorsivo” y “acá no hay conflicto,  sino una comunidad que fue azuzada para obtener una compensación económica”; no arribaremos a buen puerto. Ambos pronunciamientos desde mi óptica, no contribuyen a la solución del problema, es mirar el tema de Las Bambas sesgadamente, con anteojeras, ignorando el entorno y los antecedentes, limitándolo únicamente a un asunto delincuencial perpetrado por dos hábiles hermanos que tienen tiempo asesorando a muchas comunidades indígenas. Después de todo, de que nos quejamos, si por años los comuneros fueron abandonados, ocasionando que ante ese vacío y la falta de presencia del Estado, surgieran gente inescrupulosa expertos en armar conflictos. Se los pusieron en bandeja a los  “hermanísimos abogados”  y estos, ni flojos ni perezosos, aprovecharon la oportunidad de destruir todo lo construido por otros dirigentes. Mucha agua ha discurrido bajo el puente porque lo que inicialmente fue una protesta, se permitió por desidia, por dejadez, se convierta hoy en un conflicto de pronóstico reservado. Pero como llegamos a este punto?? Son varias la razones, pero su principal rechazo, entre otros atendibles, es la modificación inconsulta y por segunda vez del Estudio de Impacto Ambiental (EIA), la presentación de actas de talleres “supuestamente manipuladas”, el mineroducto, la carretera nacional, etc. y el desconocimiento de parte de MMG (Consorcio empresarial chino Minerals and Metal Group) de los compromisos asumidos por Glencore Xstrata.

Este es un tema que reviste una mayor complejidad y que tiene raíces de vieja data que superan el comportamiento delincuencial de los “hermanísimos”. Es innegable la participación de los hermanos Sotelo y la sumisión de los actuales dirigentes a su caprichos extorsivos, pero limitarlo a solo eso, es no mirar el fondo del problema, por ello, es que el accionar del Estado está siendo ineficiente, ameritan revisarse las estrategias planteadas; la precariedad en las condiciones de vida de las comunidades en zonas de conflicto, el resquebrajamiento de las tramas sociales, y la desmedida ambición pecuniaria de algunos comuneros alentadas por inescrupulosos asesores, están haciendo inviable una solución pacífica y que el conflicto continúe escalando. El Estado tiene la imperiosa obligación de velar por el respeto irrestricto y fiel  cumplimiento de los acuerdos suscritos entre las partes. Respetemos el Estado de Derecho y la absoluta independencia de los poderes del Estado. Cuidemos a la gallinita de los huevos de oro, los que hacen posible que el PBI nacional mejore y nos dé el bienestar que el pueblo reclama. Ahora los dejo con estos tres eximios concertistas de guitarra que son orgullo y peruanos por añadidura: Manuelcha Prado, Ricardo Villanueva y Julio Humala, interpretando hermosos temas de nuestro folklore nacional, los huaynos ayacuchanos: Gentil Gaviota, Ichucha Chipacha, y Adiós pueblo de Ayacucho. Disfrútenlo, como yo lo gozo. Viva el Perú, Carajo.

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment