Justicia que nos es justa, no es justicia (parte 6). Los juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019 y una desgarradora verdad que no pudo permanecer oculta en los EE.UU.

Aug 8, 2019 by

Por: José “Phepe” Giraldo Abarca

Bienvenidos a Lima-Perú, para celebrar juntos los XVIII Juegos Panamericanos 2019. Este es un evento multideportivo internacional  que se celebra entre el 26 de Julio y el 11 de Agosto de 2019. Participaran deportistas de los 41 países de América en 39 disciplinas deportivas. Una vez concluido estos juegos, se llevaran a cabo los Juegos Parapanamericanos, ambos eventos son clasificatorios para los Juegos Olímpicos y los Juegos Paraolimpicos del 2020. Estas disciplinas deportivas se desarrollaran en Lima, Huacho, Bahía de Paracas, Ica y Cañete. Luego de esta necesaria introducción, les hablaré de una disciplina deportiva que es la pasión de mi bella piojita, mi engreída , mi encanto de niña, mi nieta Mafer, que es una niña que ejecuta esta disciplina con gran destreza y talento, fruto de su férrea disciplina, empeño y muchas ganas de triunfo: La Gimnasia. Tiene un medallero con veintitantas medallas ganadas, fruto de su participación en competencias en representación de su colegio.

Es claro que se trata de otra cultura, de otro país, pero igual nos afecta, porque fue perpetrado por un médico de profesión osteópata, encargado de velar por la salud y el bienestar del equipo de gimnasia olímpico estadounidense, y que fuera blindado escandalosamente durante años por todas las autoridades responsables de este deporte en los EE.UU, incluso, desoídas sus denuncias por sus propios progenitores que le daban credibilidad al médico agresor. Un artículo de Scott Cacciola y Víctor Mather publicado en el digital New York times. es y, un documental para la televisión “At the heart of gold” de Erin Lee Car, producido por HBO, reproducen el juicio al Doctor Lawrence Nassar, integrante del profesorado y médico de los atletas integrantes del equipo de gimnasia estadounidense, apodado por sus víctimas como “El monstruo”.

Luego de una audiencia extraordinaria que duró una semana y en la que hablaron públicamente mas de 150 mujeres sobre el abuso sexual al que dijeron haber sido sometidas por el doctor Lawrence Nassar, la jueza Rosemarie Aquilina del tribunal de Lansing, Michigan,  lo condenó a penas entre 40 y 175 años de prisión, quien además abrió el tribunal a todas las mujeres que quisieran encarar a Nassar y lo forzó a escucharlas, incluso cuando el pidió ya no hacerlo, le dijo: “No has hecho nada para merecer dar un solo paso fuera de una prisión”. “Es un honor y privilegio poder condenarte”, dijo la jueza Aquilina en referencia al tiempo que deberá pasar detrás de las rejas, agregando: “Acabo de firmar tu sentencia de muerte”. La parte que sigue, la obtuve del documental para la televisión: En un momento de la audiencia, la jueza le brindó a Nassar, la oportunidad de pronunciarse antes de dictar sentencia, lo que aprovechó para disculparse.

Por instantes, volteaba la cara para ver a algunas de las mujeres reunidas en el tribunal, a quienes les dijo: “Sus palabras en estos últimos días tuvieron un efecto significativo en mí y me han sacudido hasta la médula. Llevaré esas palabras conmigo por el resto de mis días”, lo que provocó que varias de las jóvenes lloraran mientras él hablaba. Momentos después, la jueza leyó en voz alta fragmentos de una carta que Nassar escribió quejándose del modo en que fue tratado en otro juicio por posición de pornografía infantil, acusando a quienes lo denunciaron como personas que solo querían la atención mediática y dinero, “El infierno no tiene tal furia como la de una mujer desdeñada”. Cuando la jueza concluyó la lectura de esa carta, haciendo énfasis en esa parte del escrito, el público enmudeció, una vez más el médico se había burlado fingiendo un arrepentimiento que no sentía, lo que provocó el desprecio y repudio de la audiencia. La primera en hablar fue Kyle Stephens quien dejó en evidencia con su desgarrador testimonio, que desde 1998 ella ya había sindicado a este depredador sexual. “Durante seis años (desde los seis hasta los doce) pasó de mostrarse a masturbarse delante de mí, jugando al escondite, ponía su pene en mis pies, tocaba mis genitales con sus dedos en el sótano de su casa, mientras mis padres, mi hermano, su mujer y sus hijos estaban en la misma casa. Mis padres no me creyeron, por el contrario, me exigieron le presentara disculpas. MI padre y yo hicimos lo posible por arreglar nuestras diferencias antes de que mi  padre se suicidara en el 2016. Tenía problemas de salud, porque sino hubiera tenido que enfrentarse a la vergüenza de haber defendido a Larry Nassar.

Entre las historias narradas con llantos incontrolables, dolor e ira, se hizo evidente la temprana edad a la que habían sido sometidas las gimnastas. Con esfuerzo, he logrado captar algunas de las declaraciones que aparecen en el documental de Erin Lee Car. Como todas tienen un común denominador, cual es testificar contra el hombre que las abusó sexualmente desde los seis años de edad, he optado por exponer tres de los muchos testimonios, para que queden como lección aprendida: “Cuando un menor le diga a sus padres que alguien lo tocó indebidamente en sus partes íntimas, créanle, no lo duden. Es cierto que algunos niños mienten, que exageran o malinterpretan el accionar de algunos adultos, pero ante la duda, es mejor denunciar”.

Lo sucedido con estas más de 150 niñas, no tiene ninguna justificación. Porque los padres no las llevaron a sus pediatras o ginecólogos para que las examinaran y comprobaran si lo que las niñas denunciaban era verdadero o falso????. Porque las autoridades de la Universidad, los entrenadores, los dueños de los centros de entrenamiento y demás autoridades de la gimnasia estadounidense, se negaron tercamente investigarlo??,Que privilegios tenia este desalmado abusador?? Lo blindaron escandalosamente, permitiendo que este monstruo siguiera haciendo de las suyas durante un periodo mayor a los 20 años y sin mover un solo dedo que lo aleje de las niñas. Total complacencia. 20 años no son poca cosa, 20 años es toda una vida. Las privó de su inocente niñez, mintiéndoles descaradamente y haciéndoles creer que lo que hacía con ellas, era el “mejor tratamiento médico” para recuperarlas y hacerlas nuevamente competitivas. Pero lo de los padres, no tiene nombre. Un  elefante podía haber pasado por delante de sus narices y no lo veían o no lo querían ver. Me atrevo a creer que fue lo segundo. Le creyeron todo lo que decía, porque en presencia de los progenitores abusaba de ellas, en sus propias casas y nadie hizo nada para detenerlo. Francamente, no lo entiendo!!.

Simone Biles, es una gimnasta de la selección de EE.UU, ganadora de 4 oros olímpicos. “Por mucho tiempo, me he preguntado, Fui demasiado inocente?? Fue culpa mía??. Yo también soy una de las supervivientes de las que abuso sexualmente Larry Nassar. No es normal recibir “tratamiento” de un médico en quien confías y referirse a él de forma horrible como  “tratamiento especial”. Me rompe aun más el corazón pensar que mientras trabajo en mi sueño de competir en las olimpiadas de Tokio 2020 tendré que volver al lugar donde fui abusada. Mckayla Maroney, es otra gimnasta olímpica ganadora de una medalla de oro y su famosa medalla de plata.” “Volamos a Tokio todo el día y toda la noche. Nassar me dio una pastilla para dormir en el vuelo y lo siguiente que  recuerdo es que estaba sola con él en su habitación de hotel recibiendo ‘tratamiento”. Pensé que iba a morir esa noche. En cualquier momento y en cualquier lugar en que este hombre tenía una oportunidad, yo recibía “tratamiento”. La primera vez ocurrió cuando yo tenía 13 años. Chelsey Markham, fue otra gimnasta. Su madre se presentó a testificar. Nassar empezó a tratarla a los 10 años. Cuando cumplió 12 años, al salir de una consulta le contó a su madre llorando que Nassar le introducía los dedos sin guantes en la vagina. A los 13 años dejó la gimnasia y empezó a drogarse. A los 23 se suicidó: “Van hacer 10 años desde que perdí a mi niña. Tenía 23 años. La echo de menos cada día y todo empezó con él, sindicándolo con el dedo”.

Rachel Denhollander quien fue una de las primeras mujeres en denunciar públicamente a Nassar, fue la última en hablar en el Tribunal. Rachel, no solo acudió a la policía, sino que afrontó el reto de poner su nombre en peligro al revelar los abusos de que era víctima, denunciando a Nassar al Indianápolis Star, un periódico para casos de investigación del estado de Indiana, ganador del premio Pulitzer en 1975 y 1991. “Larry es el tipo más peligroso y abusador, es capaz de manipular a sus víctimas con métodos fríamente calculados para establecer vínculos, presentándose como la persona más integra y cariñosa de manera deliberada para que haya un flujo constante de menores de quienes puede abusar”. La jueza Aquilina dirigiéndose a Denhollander, le dijo: “Eres la persona más valiente que he tenido en este tribunal”. A ellas, súmese el valioso testimonio de Aly Raisman, gimnasta olímpica y capitana del equipo de EE.UU en 2012 quien tiene en su haber dos preseas de oro y una de plata; aprovechó la ocasión para denunciar también a los adultos en las asociaciones de gimnasia y al comité olímpico estadounidense por no haber actuado antes. Como resultado de este juicio, todas las altas esferas vinculadas a este deporte en los EE.UU han presentado su renuncia, para enfrentar las múltiples demandas y a la espera del inicio de sus juicios. Desgarradores testimonios que ponen en evidencia, que más pueden el poder, la sordera y ceguera de los padres y el don de convencimiento de algunos charlatanes, que las denuncias de abuso sexual a que fueron sometidas las niñas, y que denigran la profesión médica en provecho de sus bajos instintos. Ahora, para despejar la mente, los dejo con un clásico de los 70′. El genial Cheo Feliciano acompañado por la Fania All Stars y la guitarra de Jorge Santana, interpretando El Ratón. Cuando la música es buena no hay tiempo que la borre. Escúchenlo y disfrútenlo.  

Related Posts

Tags

Share This

ladrillera lima

Leave a Comment